Please ensure Javascript is enabled for purposes of website accessibility

Animales silvestres y domésticos en el campus

Animales silvestres y domésticos en el campus

Los humanos compartimos el planeta con miles de millones de especies, pero somos la única que, a lo largo de la historia, logró expandirse en todo tipo de hábitat. Esta expansión ha provocado que cada vez vivamos más cerca de la fauna silvestre y en algunos casos esa cercanía significa compartir el espacio. El Campus Omar Dengo es, además de un centro de estudio y trabajo, el hábitat para muchas especies de fauna y flora silvestre, el mapache es una de ellas: al ser un animal generalista se adapta bien a zonas perturbadas y urbanas porque aprovecha tanto recursos naturales como de origen antropogénico.

De acuerdo con Laura Porras, académica del Instituto Internacional de Conservación y Manejo de Vida Silvestre (Icomvis-UNA), los mapaches por su condición silvestre no necesitan del ser humano para sobrevivir, ellos obtienen alimento, agua y refugio de las zonas verdes y riparias del campus

En el campus, también habitan animales domésticos que han sido “adoptados” por funcionarios y estudiantes, pero estos si dependen de las personas para sobrevivir, por lo que, de acuerdo con Porras, el campus no es un espacio físico adecuado para ellos, “ya que además del alimento y agua, necesitan refugio, cuidados veterinarios y presencia e interacción con humanos”.

Según la especialista, la presencia de alimento para mascotas, la alimentación directa de mapaches, la mala gestión de desechos orgánicos y basura, las malas condiciones en la infraestructura son algunos de los factores que propician la presencia de los mapaches dentro de los edificios del campus y el aumento en sus poblaciones.

Debido a estos factores, desde el Icomvis-UNA, se insta a actuar de manera responsable ante la presencia de animales domésticos y silvestres.

Animales silvestres y domésticos en el campus
Watch the video

Los humanos compartimos el planeta con miles de millones de especies, pero somos la única que, a lo largo de la historia, logró expandirse en todo tipo de hábitat. Esta expansión ha provocado que cada vez vivamos más cerca de la fauna silvestre y en algunos casos esa cercanía significa compartir el espacio. El Campus Omar Dengo es, además de un centro de estudio y trabajo, el hábitat para muchas especies de fauna y flora silvestre, el mapache es una de ellas: al ser un animal generalista se adapta bien a zonas perturbadas y urbanas porque aprovecha tanto recursos naturales como de origen antropogénico.

De acuerdo con Laura Porras, académica del Instituto Internacional de Conservación y Manejo de Vida Silvestre (Icomvis-UNA), los mapaches por su condición silvestre no necesitan del ser humano para sobrevivir, ellos obtienen alimento, agua y refugio de las zonas verdes y riparias del campus

En el campus, también habitan animales domésticos que han sido “adoptados” por funcionarios y estudiantes, pero estos si dependen de las personas para sobrevivir, por lo que, de acuerdo con Porras, el campus no es un espacio físico adecuado para ellos, “ya que además del alimento y agua, necesitan refugio, cuidados veterinarios y presencia e interacción con humanos”.

Según la especialista, la presencia de alimento para mascotas, la alimentación directa de mapaches, la mala gestión de desechos orgánicos y basura, las malas condiciones en la infraestructura son algunos de los factores que propician la presencia de los mapaches dentro de los edificios del campus y el aumento en sus poblaciones.

Debido a estos factores, desde el Icomvis-UNA, se insta a actuar de manera responsable ante la presencia de animales domésticos y silvestres.

Breves