UNA brinda atención individual remota para acompañar a estudiantes en crisis por pandemia

Estudiantes con crisis de ansiedad, depresión, o con necesidades educativas, reciben atención individual remota por parte de los orientadores, psicólogos o psicopedagogos de la Universidad Nacional, con el fin de ayudarles a manejar sus emociones y adaptar sus materiales ante la complejidad de las lecciones virtuales.

La virtualización del curso lectivo en la Universidad Nacional (UNA), ante el confinamiento por covid-19 no ha sido fácil ni para académicos ni para estudiantes. El estrés, la ansiedad e incluso la depresión, han acompañado a los jóvenes a lo largo del proceso de adaptación. Cada uno, desde su realidad, ha lidiado con dificultades muy diferentes.

Las afectaciones son múltiples en particular en el caso del estudiantado que se vio  en la necesidad de retornar a sus casas, en  zonas rurales o en comunidades donde no cuentan con conexión a internet o dispositivos electrónicos para atender sus lecciones. Adicionalmente, algunos enfrentan el retorno a sus ambientes familiares, mismos que en ocasiones no son espacios  funcionales. Las personas con discapacidad visual, o discapacidad auditiva , han debido enfrentar otros retos, pues algunos de los materiales y recursos didácticos no son accesible. Todas estas situaciones  han desencadenado crisis en los universitarios.

Idaly Cascante, directora del Departamento de Orientación y Psicología de la UNA, explicó que los estudiantes que se mantenían estables y recibían atención individual, acudieron a ellos por ayuda, pues la ansiedad, depresión, e incluso las ideas suicidas volvieron a desequilibrar su estabilidad emocional, así también las unidades académicas de diferentes facultades refirieron a estudiantes en crisis para atención urgente. Orientadores, psicólogos y psicopedagogos debieron tomar medidas inmediatas de atención individual remota para esta población que clamaba por ayuda.

“Ha sido una oportunidad para reinventarse y poder brindar servicios a los estudiantes que lo necesitan. Comprender y acercarnos a pesar de la remotidad. Es posible hacer este tipo de intervenciones por medios digitales. Lo estamos haciendo bien porque hemos cuidado los detalles. El equipo analizó las variables con el objetivo de dar un servicio remoto de calidad con los protocolos necesarios para respetar al usuario, aplicando las mismas condiciones de la presencialidad, como por ejemplo la privacidad”, detalló Cascante.

De este modo, se les propone continuar con la psicoterapia en línea, tanto de pacientes con expediente clínico en el Departamento de Psicología, como de los casos en crisis que son referidos por las unidades académicas. Los estudiantes atendidos presentaban ansiedad por perder los cursos, incapacidad de lidiar con la frustración y el cambio de rutina, así como casos graves de jóvenes con ideas suicidas.

Actualmente, los estudiantes con discapacidad visual, auditiva o diagnóstico TEA, también reciben el servicio individualizado. Psicopedagogos, intérpretes del Lenguaje de Señas Costarricense (LESCO) e incluso estudiantes asistentes, colaboran con el departamento con el fin de evitar la deserción de estos universitarios. Muchos de los materiales se transcriben para hacerlos accesibles, y las lecciones virtuales se interpretan en LESCO de forma individual para los estudiantes que así lo requieran.

Lucía Quesada, psicopedagoga del Departamento de Orientación y Psicología de la UNA, agregó que “otra de las labores realizadas ha sido reunirse con académicos para aclarar dudas sobre la aplicación de los ajustes metodológicos o de evaluación dirigidos a estos estudiantes, así como la explicación de las características propias del TEA y las reacciones de estos jóvenes ante la situación de alerta por la pandemia y los cambios que la virtualidad conlleva”.

Por su parte, los orientadores del departamento continúan trabajando en la atracción de estudiantes para el proceso de admisión 2021, así como en la atención vocacional de los universitarios que desean cambiarse de carrera. Jazmín Ureña, orientadora vocacional del Departamento de Orientación y Psicología de la UNA, explicó que en la orientación individual remota se trabaja en temas como: rendimiento académico, técnicas de estudio, autoestima y resolución alternativa de conflictos, con el fin de lograr la permanencia de la mayoría de los jóvenes que solicitan apoyo.

Paralelamente a las consultas individuales, el Departamento de Orientación y Psicología reforzó su comunicación por medio de las páginas de Instagram: unaconexionmental y en Facebook: noticiasvidaestudiantil donde publica guías con contenido teórico-científico para educar a la población y brindar ejercicios prácticos de respiración, manejo de la ansiedad, autoexploración de sentimientos, relaciones interpersonales, cómo reconocer la depresión y manejar sus síntomas, así como sobre la higiene del sueño o insomnio. Estas son guías de autoayuda para sobrellevar las situaciones de crisis, pero no sustituyen la ayuda profesional, por lo que insta a los estudiantes con alguna dificultad a contactarse con el departamento para ser atendidos.




 

Breves

Más noticias