Playas seguras durante y después de la pandemia

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, alrededor del mundo se ahogan 372 mil personas cada año, 42 cada hora. En nuestro país, en los últimos 5 años han muerto 247 personas, el año anterior la cifra de extranjeros fue mayor a la de las nacionales (24/23). 

¿Cómo lograr que las playas costarricenses se conviertan en sitios seguros de diversión durante y después de la pandemia para nacionales y extranjeros? 

El Instituto Internacional del Océano de la Universidad Nacional (IOI-UNA) y la Organización Connect Ocean Swim Safe, organizan del 12 al 14 de junio el seminario Seguridad Acuática y Prevención del Ahogamiento, de 3 a 5 p.m. por la plataforma Zoom. 

En esta actividad participarán especialistas de Costa Rica, Australia, España, Canadá, Argentina y otros quienes abordarán temas como: seguridad en las playas costarricenses, ahogamientos y amenazas costeras, estrategias para la prevención de accidentes acuáticos, cómo mejorar la seguridad acuática durante y después de la pandemia y el impacto de los accidentes acuáticos en la reputación de Costa Rica como destino turístico, entre otras. 

“Cada vez nuestras vías acuáticas de intencional y promocionada diversión son más frecuentadas por nacionales y extranjeros, por lo que la probabilidad de ocurrencia de estos incidentes, incluyendo los letales, va en aumento. Después de la pandemia, no solo por las muchas alternativas turísticas que nuestro país ofrece, sino por su probada seguridad sanitaria, el país atraerá muy probablemente un número mayor de turistas extranjeros a nuestras playas, por lo que es necesario pensar en contar con sitios seguros de esparcimiento. Desde el aspecto ético, no se vale ofrecer solo diversión, el Estado debe ofrecer también seguridad”, dijo Alejandro Gutiérrez, especialista en el estudio de la dinámica litoral desde los años ochenta y co-impulsor de la propuesta de ley a favor de la creación de la red nacional de guardavidas municipales en Costa Rica. 

Además de Gutiérrez también participarán especialistas como Robert Brander, científico canadiense, radicado en Australia desde hace más de 30 años e investigador en la Universidad de Gales del Sur, Australia, quien ha dado una contribución fundamental a la significativa mejoría de la seguridad de las playas en ese país; Chris Houser, geógrafo canadiense, actualmente decano de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Windsor, Canadá, y ex investigador de la Universidad de Texas A&M, con múltiples publicaciones sobre el tema de las corrientes de retorno e ideas novedosas a favor de la seguridad en las playas; Laura Segura, profesional graduada en dinámica litoral en la Universidad de Perth, Australia, actualmente directora del Centro Operativo del Instituto Internacional del Océano adscrito a la UNA, y coordinadora del nuevo programa de investigación: “Observatorio de Procesos Costeros”; ambos adscritos al Departamento de Física. Ariel Lafuente y Erns van der Poll, a cargo de la unidad de entrenamiento en seguridad acuática Swim Safe de Ocean Connect, radicada en Las Catalinas, Guanacaste. Van der Poll es sudafricano, radicado en Costa Rica desde hace más de 10 años. Pepe Palacios, rescatista investigador de la Universidad de La Coruña. Juan Carlos Salas, jefe de la Sección Acuática de la Cruz Roja Costarricense y colaborador, por años, de la UNA, en los estudios y monitoreo de las corrientes de retorno, y Mary Fisk, cónsul de los Estados Unidos de América, así como Jaqui Esquitino, argentina de la organización pro seguridad acuática NADI, y William Koon, estudiante de doctorado del Dr. Robert Brander. 

Esta actividad contará con traducción inglés-español, español-inglés. Puede obtener su enlace escribiendo al correo: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. 

Fotografías ilustrativas: Víctor Barrantes.

Breves

Más noticias