¿Cómo ayudar a los niños a manejar el estrés durante confinamiento por covid-19?

Estos días de confinamiento y cambios bruscos de las rutinas por el coronavirus provocan sentimientos de ansiedad y desconfianza en los niños, por lo que especialistas del Ineina brindan recomendaciones a los padres y madres o adultos encargados, quienes están llamados a ayudar a las personas menores de edad del hogar a gestionar esta temporada de emergencia.

Al igual que los adultos pueden ser presa de la frustración, el agotamiento emocional y la tensión interpersonal durante el confinamiento por la propagación del nuevo coronavirus, los niños experimentan sentimientos de ansiedad y desconfianza ante el aislamiento social y el cambio abrupto en las rutinas diarias.

Así lo confirman los especialistas Pablo Chaverri y Diego Conejo, académicos del Instituto de Estudios Interdisciplinarios de la Niñez y la Adolescencia (INEINA) de la Universidad Nacional (Ineina-UNA), quienes consideran importante que padres y madres tomen en cuenta algunas recomendaciones para ayudar a sus hijos en la gestión del estrés y para contribuir a una convivencia saludable emocionalmente en el seno de las familias.

Y es que –según destacan los académicos del Ineina- estar en espacios abiertos y sociales está relacionado con la salud mental, por eso la ausencia de estos por tiempo prolongado, como es el caso del confinamiento por el covid-19, puede ser perjudicial.

Asimismo, el establecimiento de rutinas permite a las personas, no solo cumplir con sus obligaciones, sino también contar con estabilidad en sus vidas y con tranquilidad emocional y social.

Sumado a lo anterior, la convivencia se vuelve más difícil cuando estamos tratando de establecer rutinas que nos permitan lidiar con la nueva situación, en el mismo espacio con otras personas que están pasando por lo mismo.

“Esto puede ser más difícil de comprender y de manejar para niños, niñas y adolescentes; por eso, los adultos están llamados a ayudar a las personas menores de edad del hogar a gestionar esta temporada de emergencia”, subrayan los especialistas.

Ante este panorama, ¿qué podemos hacer? La clave está –aseguran Chaverri y Conejo- en enfocarnos en reducir el estrés; esto nos mantendrá más calmados y disminuirá nuestras respuestas agresivas.

¿Cómo lograrlo?

1. No actúe como si nada pasara. Es claro que esta situación no es normal, por lo tanto, no debemos actuar como si nada pasara, ni tampoco como si esto fuera a durar para siempre. Tomemos medidas en el corto plazo que nos permitan acomodarnos en el hoy. Hable con sus hijos (as) para ver qué saben de la situación y deles información veraz y concreta para ayudarles a entender, tomando en cuenta sus edades.

2. Converse con sus hijos francamente sobre esta crisis. Hablen abiertamente de cómo se sienten y planeen actividades. Hay varias opciones de cursos y actividades por internet que pueden ser excelentes ideas. Una sugerencia: https://www.educapeques.com

3. Ante el conflicto, enfóquese en las soluciones. Cuando sobrevenga el inevitable conflicto, trate de enfocarse en las soluciones, antes que en la persona. Busque soluciones, en vez de hacer el problema más grande. Trate de mantener presente que para la otra persona la situación también es nueva y retadora, y todos estamos ajustándonos.

4. Cuente hasta 10. Cuando ocurra un evento estresante, aplique el viejo truco de contar hasta 10 o de retirarse de la escena mientras se calma (aunque en este contexto retirarse significa irse para otro cuarto o aposento). Manténgase al tanto de sus reacciones ante el enojo y detecte cuando está alterándose para que pueda actuar de forma preventiva (contando o yéndose a otro lugar de la casa).

5. Busque su espacio personal. Busque también su espacio personal, incluso sin el celular, para relajarse, hacer algo que disfrute o simplemente descansar brevemente.

6. Conéctese en línea con sus familiares y amigos por medios digitales. El aislamiento físico no tiene que ser social y las tecnologías nos ofrecen muchas posibilidades.

7. Haga ejercicio físico y mental, y promuévalos en su familia. Hay ejercicios físicos que se pueden hacer en espacios pequeños.

8. Promueva actividades familiares. Saque el baúl de los recuerdos, puede ayudarle a recordar cosas bonitas y compartirlas con sus hijos e hijas; desempolve los juegos de mesa, vean películas de carácter familiar juntos.

9. Ordene su casa e invite a sus hijos(as) a colaborar. Recicle todo lo que pueda, deshágase de lo que ya no necesite y ofrézcale a su casa más orden y un reacomodo que le dará más tranquilidad.

10. Propóngale a sus hijos juegos-proyecto. Aquellos relacionados con construir, armar cosas o utilizar la creatividad, pues si se enganchan podrán entretenerse mucho tiempo, mientras aprenden algo nuevo.

11. Cuídense física y afectivamente. Coman sano, alimentos bajos en azúcar y grasa; practiquen el afecto, la ternura.

12. Establezcan nuevas rutinas que incluyan horarios y actividades, esto puede ayudar a mantener un orden sano para todos en casa.

Si bien las anteriores sugerencias pueden variar en su aplicabilidad de una familia a otra, los especialistas del Ineina hacen énfasis en que el objetivo es reducir el estrés para pasarlo de un nivel alto a uno moderado y mantenerlo en niveles manejables, de manera que nos ayuden a tomar mejores decisiones en estos momentos de grave dificultad nacional y mundial.

“La humanidad ha sobrevivido muchas crisis cuidándonos unos a otros, y estamos seguros de que esta no será la excepción”, subrayan los académicos de la UNA.

Edición de video: Roberta Hernández.

Breves

Más noticias