Estrés laboral en tiempos de pandemia

Luego de la pandemia el mundo laboral no volverá a ser el mismo, vigile su salud y esté atento a los factores de riesgos psicosociales que pueden afectar su calidad de vida y desempeño laboral. 

Laura Ortiz C. /CAMPUS 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. 

La pandemia por covid-19 ha traído consigo nuevos retos, muchos de ellos en el sector laboral. Las condiciones de trabajo y empleo, como las altas demandas de trabajo, cambios en la jornada laboral y la inseguridad contractual, entre otros, pueden generar situaciones de angustia o pánico que afectan la salud mental de las personas trabajadoras. 

El Instituto Regional de Estudios en Sustancias Tóxicas de la Universidad Nacional (Iret-UNA), en coordinación con el Consejo de Salud Ocupacional del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, organizaron un ciclo de conferencias web en el marco de la Conmemoración del Día Mundial de la Salud y Seguridad en el Trabajo, proclamado por la Organización Internacional del Trabajo, el pasado 28 de abril bajo el lema: " Detengamos la pandemia: la seguridad y salud en el trabajo puede salvar vidas". 

La primera de las conferencias web estuvo a cargo de Marianela Rojas Garbanzo, académica del Iret-UNA, quien abordó la “Prevención de riesgos psicosociales en personas con sobrecarga de trabajo a raíz de la pandemia del COVID- 19”. 

La exposición a altas exigencias emocionales, la poca autonomía para realizar el trabajo, la falta de liderazgo, la poca comunicación y deficientes relaciones interpersonales, son factores intralaborales que interfieren en nuestro desempeño laboral. Por su parte, la imposibilidad de conciliar la vida familiar y laboral, así como aspectos personales, son condiciones extralaborales e individuales, que de manera conjunta con los intralaborales contribuyen al desarrollo de un estado de estrés, y por consiguiente un efecto negativo sobre el estado de salud, lo que hace recomendable su abordaje de manera integral “dijo Rojas. 

Según la Organización Internacional de Trabajo (OIT), los factores psicosociales son aquellas interacciones entre el trabajo, el medio ambiente, la satisfacción y condiciones de la organización y por otra parte las necesidades, cultura y situación personal fuera del trabajo. 

“Los factores psicosociales son complejos y poco reconocidos por los empleadores ya que, al ser intangibles, se miden a partir de las percepciones que manifiestan las personas, con la particularidad de que no todas las personas reacción de igual manera, porque todos los seres humanos respondemos ante una determinada capacidad de adaptación". 

Los factores psicosociales tienen escasa o pobre cobertura legal para su diagnóstico o tratamiento, por ello, es un gran reto que la gestión y prevención de estos sean consideradas dentro de la salud laboral y contribuir a la promoción de políticas públicas para su atención. 

Una persona expuesta a altas exigencias, pocas relaciones sociales, trabajo poco reconocido y falta de liderazgo en la empresa, está expuesta a padecer una condición aguda o crónica relacionada con el estrés laboral”. 

De acuerdo con Rojas, experimentar situaciones de estrés no es del todo malo, pero lo importante es recuperar el equilibrio en nuestro organismo, es decir, un estado de homeostasis. 

“Generalmente se habla de que experimentamos un estrés positivo y uno negativo, lo importante es poder sobreponerse para salir de la condición negativa que es la que podría ser amenazante para el estado de salud física y mental”. Por ejemplo, nos encontramos bajo condiciones de baja tensión y recibimos un cierto estímulo ( noticia o una condición de trabajo ), esto nos provoca un estado de alarma con la manifestación de ciertos síntomas, posteriormente pasamos un estado de resistencia, o dicho de otra manera el cuerpo “resiste al estrés”, y si no existen las medidas de atención adecuadas, la tensión aumenta hasta llegar a una fase de agostamientos, es ahí donde la manifestación de salud de mayor preocupación y de urgente intervención para recuperar nuevamente el equilibrio y dependerá de la capacidad de cada persona, esto es lo que conocemos como “Síndrome General de Adaptación” 

Con la implementación del teletrabajo, durante esta pandemia y al no estar previamente preparados, explica Rojas, se presentan manifestaciones de estrés, donde el uso de nuevas tecnologías puede significar para unos la pérdida de libertad, un limitado desarrollo personal o incluso un sentimiento de desprotección. El teletrabajo por solo, dicen los estudios, podría generar más fatiga, estar conectados muchas horas puede genera ansiedad, porque estamos pendientes de todas las llamadas, de cumplir horarios, mensajes sin responder, por lo general se prolonga la jornada laboral, hay distracciones en casa, se presentan conflictos entre el trabajo y la familia, hay que cocinar, comemos más, y en medio de eso tenemos que tomar decisiones difíciles en el trabajo”. No obstante, ante la posibilidad de que estas nuevas formas de trabajo se queden, es decir el teletrabajo, es necesario implementar protocolos de salud y seguridad en el trabajo, porque no están de todo claro, no solo para la gestión de los factores psicosociales, sino para otras condiciones de trabajo como ergonomía, seguridad con los equipos, a fin de evitar accidentes laborales que podrían repercutir gravemente en la salud de las personas trabajadoras.  

La respuesta generalizada a las condiciones adversas, además de algunas manifestaciones físicas, es la ansiedad. “El organismo responde con sensaciones de miedo, agobio, inseguridad, y puede llegar a situaciones de pánico, donde luego de mantener la ansiedad por mucho tiempo, nos sentimos mal, no sabemos qué va a pasar, hay sudoraciones, mareos, palpitaciones y se debe buscar ayuda antes de que la situación se agrave”. 

De acuerdo con Rojas, es indispensable promover el bienestar emocional a través de actitudes positivas, buena autoestima, resiliencia, fomentar relaciones positivas y duraderas y aprender a gestionar las tareas. “A nivel individual debemos crear rutinas, programar actividades familiares, organizar las tareas domésticas, mantener nuestros hábitos de higiene, no quedarnos en pijamas todo el día sino hacer el trabajo con la misma responsabilidad que de forma presencial lo haríamos, respetar los horarios de estudio o de trabajo, hacer pausas de 10 minutos cada dos horas y mantener la actividad física”. 

Para los empleadores también se emiten recomendaciones como el conciliar las cargas de trabajo, establecer horarios de disponibilidad, determinar objetivos en plazos razonables y monitorear los factores psicosociales de los colaboradores. 

La jornada de videoconferencias también incluyó los temas: Prevención de riesgos y salud de las personas trabajadoras en el contexto de la covid19, Rol de los profesionales en salud ocupacional en las empresas durante la emergencia covid-19 y prevención de los riesgos biológico en personas trabajadoras en atención directa a la pandemia. 

 

Breves

Más noticias