Bioaprendizaje por la niñez

Bioaprendizaje por la niñez

A través del proyecto Bioaprendizaje: Aprendiendo desde la vida, desarrollado en conjunto por la Escuela Ecuménica de Ciencias de la Religión de la Universidad Nacional (UNA) y el Patronato Nacional de la Infancia (Pani) desde 2018, personal de esta institución renueva su compromiso por el bienestar de niñas, niños y adolescentes.

El proyecto busca el mejoramiento de la calidad de vida de las personas funcionarias para beneficio de la población menor de edad en vulnerabilidad.

La coordinadora Kattia Isabel Castro, docente de la UNA, explica que a través de dinámicas que propician recuerdos de la infancia y de las distintas etapas de la vida, cada persona participante hace una revisión de su biografía y extrae la sabiduría generada para compartirla con los demás y hacer cambios necesarios para el bienestar personal y de las personas que les rodean.

Para Castro, el hacer memoria de cómo fue su niñez, de cuáles eran las cosas que les gustaba hacer y cuáles heridas les dejó la vida, permite a las personas funcionarias del Pani conectarse con su función principal en el ámbito laboral, que es el bienestar de las niñas, niños y adolescentes que atienden en este momento.

Y es que –como explica el coordinador del Departamento de Recursos Humanos del Pani, Giovanni Leiva- la función de las personas funcionarias de la institución es, muchas veces, trabajar con el dolor de las personas menores de edad y sus familias, lo cual les va cargando emocionalmente.

Leiva califica los resultados del proyecto como extraordinarios porque a partir del bioaprendizaje se están generando colaboradores y colaboradoras más sensibles hacia la atención de las personas menores de edad.

Este proceso de bioaprendizaje cuenta con el acompañamiento las académicas Kattia Isabel Castro y Silvia Regina de Lima, de la Escuela Ecuménica de Ciencias de la Religión.

Hasta ahora cerca de un 40% de la población laboral del Pani ha sido cubierta con este proyecto y la expectativa es llegar al 100% “en el tanto sigamos trabajando en esta alianza estratégica maravillosa”, afirma el coordinador de Recursos Humanos.

 

Foto: En febrero de 2020, se inició con un grupo de 80 personas funcionarias de la Región de Guanacaste del Pani, quienes concluyeron el proceso de bioaprendizaje y recibieron sus certificados, a pesar de la pandemia.

Bioaprendizaje por la niñez
Watch the video

A través del proyecto Bioaprendizaje: Aprendiendo desde la vida, desarrollado en conjunto por la Escuela Ecuménica de Ciencias de la Religión de la Universidad Nacional (UNA) y el Patronato Nacional de la Infancia (Pani) desde 2018, personal de esta institución renueva su compromiso por el bienestar de niñas, niños y adolescentes.

El proyecto busca el mejoramiento de la calidad de vida de las personas funcionarias para beneficio de la población menor de edad en vulnerabilidad.

La coordinadora Kattia Isabel Castro, docente de la UNA, explica que a través de dinámicas que propician recuerdos de la infancia y de las distintas etapas de la vida, cada persona participante hace una revisión de su biografía y extrae la sabiduría generada para compartirla con los demás y hacer cambios necesarios para el bienestar personal y de las personas que les rodean.

Para Castro, el hacer memoria de cómo fue su niñez, de cuáles eran las cosas que les gustaba hacer y cuáles heridas les dejó la vida, permite a las personas funcionarias del Pani conectarse con su función principal en el ámbito laboral, que es el bienestar de las niñas, niños y adolescentes que atienden en este momento.

Y es que –como explica el coordinador del Departamento de Recursos Humanos del Pani, Giovanni Leiva- la función de las personas funcionarias de la institución es, muchas veces, trabajar con el dolor de las personas menores de edad y sus familias, lo cual les va cargando emocionalmente.

Leiva califica los resultados del proyecto como extraordinarios porque a partir del bioaprendizaje se están generando colaboradores y colaboradoras más sensibles hacia la atención de las personas menores de edad.

Este proceso de bioaprendizaje cuenta con el acompañamiento las académicas Kattia Isabel Castro y Silvia Regina de Lima, de la Escuela Ecuménica de Ciencias de la Religión.

Hasta ahora cerca de un 40% de la población laboral del Pani ha sido cubierta con este proyecto y la expectativa es llegar al 100% “en el tanto sigamos trabajando en esta alianza estratégica maravillosa”, afirma el coordinador de Recursos Humanos.

 

Foto: En febrero de 2020, se inició con un grupo de 80 personas funcionarias de la Región de Guanacaste del Pani, quienes concluyeron el proceso de bioaprendizaje y recibieron sus certificados, a pesar de la pandemia.

Breves

Más noticias