Hoteles y cabinas ya cuentan con guía de preparativos y respuesta ante tsunamis

El clima cálido del país y sus 1,228 km de costas, se funden en la combinación perfecta para que cientos de hoteles y cabinas se ubiquen a lo largo del litoral costarricense, y se conviertan en el destino ideal para turistas nacionales y extranjeros. 

De acuerdo con la legislación nacional, los hoteles y cabinas del país requieren de un plan de preparativos y respuesta para todas las amenazas a las que se encuentran expuestos. Si bien el país no tiene potencial para generar tsunamis de gran magnitud, como los que ocurren en Japón o Indonesia, las placas y fallas activas sobre las que se ubica nuestro territorio pueden causar tsunamis de entre 4 y 5 metros de altura, que causarían daños materiales y hasta pérdidas humanas por la fuerza que arrastra su corriente. 

De acuerdo con Silvia Chacón, coordinadora del Sistema Nacional de Monitoreo de Tsunamis de la Universidad Nacional (SINAMOT-UNA), luego del tsunami de Indonesia en el 2004, los turistas buscan hoteles que estén preparados y sean seguros ante cualquier emergencia que pueda suceder. 

Nosotros hemos encontrado que la amenaza de tsunami muy raramente es incluida en los planes de preparativos y respuesta de cabinas y hoteles en la zona costera, esto porque tradicionalmente en el país los tsunamis no se han considerado como una amenaza. Como parte del trabajo que hemos desarrollado desde el SINAMOT-UNA y la Comisión Nacional de Emergencias (CNE), hemos venido incrementando la preparación ante tsunamis para toda la población, y todos los sectores, y parte de esto es asegurarnos de que los hoteles y cabinas también estén preparados”, dijo Chacón. 

Como parte de este trabajo conjunto, se publica la “Guía rápida para elaborar planes de preparativos y respuesta ante emergencias por tsunamis para hoteles y cabinas”, con el fin de facilitar a hoteles y cabinas la aplicación de la Norma de Planes de preparativos y respuesta ante emergencias para centros laborales o de ocupación pública aprobada mediante decreto en noviembre de 2015. La Guía impresa se puede obtener en la CNE y se puede descargar en el siguiente enlace http://www.ronmac.una.ac.cr/index.php/documentos-sobre-tsunamis junto con una plantilla en Word. 

En el tsunami del Océano Índico en el 2004, murieron cerca de un cuarto de millón de personas, aproximadamente 5 mil de ellas fueron turistas. “Es muy importante que los hoteles y cabinas estén preparados porque los turistas dependen de estos establecimientos para estar seguros, muchos de estos turistas extranjeros que murieron no sabían lo que era un tsunami, muchos no habían conocido antes el mar, entonces dependen de la guía de las personas locales y de los establecimientos para reaccionar y responder ante una posible situación de emergencia por tsunami”, detalló Chacón. 

De acuerdo con la investigadora, además de incorporar los tsunamis en los planes de preparativos y respuesta, es importante que los empleados y dueños de estos establecimientos participen en los ejercicios que regularmente se organizan desde el SINAMOT-UNA y la CNE, los cuales también están integrados a los planes de las comunidades tanto para tsunamis como para otras amenazas “de manera que se pueda responder en conjunto con la comunidad y otras instancias del Sistema Nacional de Riesgo”. 

Fotos con carácter ilustrativo.

Breves

Más noticias