¿Y si tiembla durante la cuarentena?

A casi dos meses de estar en aislamiento y distanciamiento social, a causa del coronavirus SARS-CoV-2 y su enfermedad covid-19, y sin un panorama realmente claro de cuánto tiempo más puede extenderse el estado actual de emergencia, ha surgido en la ciudadanía la inquietud de qué hacer, si durante este periodo de cuarentena ocurriese un terremoto o maremoto, sobre todo por las medidas restrictivas establecidas a nivel nacional.

Ante este panorama, los investigadores Silvia Chacón, coordinadora del Sistema Nacional de Monitoreo de Tsunamis (SINAMOT) y Esteban Chaves del Observatorio Vulcanológico y Sismológico de Costa Rica (OVSICORI) de la Universidad Nacional (UNA), se dieron a la tarea de dar las recomendaciones del caso. Esto no con el fin de ser alarmistas, sino con el objetivo de orientar a la población y a las instituciones pertenecientes al Sistema Nacional de Gestión del Riesgo (SNGR), para que lo puedan considerar y tomar las acciones necesarias que permitan controlar ambos episodios dentro de las posibilidades existentes.

Erupciones volcánicas

En este sentido los investigadores del OVSICORI recomiendan a los pobladores de regiones aledañas estar atentos a los comunicados oficiales sobre el estado de actividad de los volcanes. En caso de erupción, se recomienda evitar la estancia cercana a los ríos frecuentemente afectados por lahares o flujos de lodo, así como la manipulación de lodos volcánicos, ya que estos materiales contienen sustancias altamente tóxicas.

Temblores

Ante la ocurrencia de un temblor se recomienda buscar una superficie firme como una mesa, un escritorio o un mueble que le permita a la persona, agacharse, cubrirse, sujetarse y esperar. “No pierda la calma y una vez que haya terminado la sacudida del suelo completamente, dispóngase a salir de la estructura donde se encuentre, buscando un punto de reunión seguro para usted, su familia o sus compañeros de trabajo”, indicaron los expertos.

Ambos subrayaron: “Es importante contar con un botiquín de seguridad a la mano, y permanecer en un lugar seguro sin ingresar a edificaciones o estructuras que hayan sufrido daños estructurales notables e importantes. Estos pueden colapsar debido a la ocurrencia de réplicas”.

Tsunamis

Al respecto Chacón, explicó que quienes viven y trabajan en la costa, dentro de las áreas de inundación por tsunami (en general, a menos de 5 metros de altura sobre el nivel del mar), deben saber que después de un sismo fuerte podría venir un tsunami y deben salir de las áreas de inundación muy rápidamente. “Apenas el sismo termine, deben moverse hacia sitios altos y quedarse ahí hasta que las autoridades indiquen que es seguro regresar”.

De igual forma, si se recibe una orden de evacuación por parte de la Comisión Nacional de Prevención de Riesgos y Atención de Emergencias (CNE). En estos casos, aunque no haya sentido un sismo se debe evacuar hacia lugares altos. Esto debemos cumplirlo aún en estos tiempos de pandemia.

Al evacuar por un sismo o un tsunami las personas deben continuar respetando las recomendaciones del Ministerio de Salud: mantener la distancia con otras personas (al menos 1.5 m), evitar el contacto físico, evitar tocarse la cara sin haberse antes lavado las manos y estornudar o toser en la cara interna del antebrazo.

Si desea conocer en detalle la investigación ingrese a:

Breves

Más noticias