Ejercicio moderado mejoraría sistema inmunológico

Dentro de los aspectos positivos que podría dejar la actual pandemia, los datos preliminares apuntan que contar con una buena actitud física moderada contribuiría a fortalecer el sistema inmunológico de las personas, así lo externó Randall Gutiérrez, investigador de la Escuela de Ciencias del Movimiento Humano y Calidad de Vida de la Universidad Nacional, (Ciemhcavi-UNA).

Gutiérrez explicó que, en el campo del movimiento humano, el estudio sobre el efecto de la actividad física en el sistema inmunitario ha estado más centrado en deportistas de rendimiento, en donde la preocupación es al contrario. “Niveles muy elevados de entrenamiento en atletas profesionales reduce la capacidad del sistema inmunológico para proteger al individuo. Asimismo, en personas sedentarias la inmunidad disminuye y el organismo estará menos protegido”, comentó Gutiérrez.

Dijo que hasta el momento se ha observado que las personas que realizan actividad física de forma moderada (por salud) mediante ejercicio aeróbico vigoroso, mejoran los componentes del sistema inmunológico, con respecto a personas que entrenan a niveles muy altos o individuos sedentarios. “A raíz de esta pandemia tendremos avances importantes en cuanto al rol del sistema inmunitario, así como el papel que juegue la actividad física y el ejercicio como tal”.

El sistema inmunológico es la defensa natural del cuerpo contra las infecciones. Por medio de una serie de pasos, su cuerpo combate y destruye organismos infecciosos invasores antes de que causen daño. Cuando su sistema inmunológico está funcionando adecuadamente, le protege de infecciones que le causan enfermedad. Los científicos han empezado a comprender el sistema inmunológico y están generando más información sobre su funcionamiento y qué pasa cuando no anda bien.

Careta deportiva

Gutiérrez manifestó que un segundo aporte de Ciemhcavi a lo que será el proceso post pandemia está orientado a los deportes colectivos, con la creación de un protector facial que sea cómodo y seguro, capaz de soportar el contacto que demandan disciplinas del futbol o el baloncesto.

El académico explicó que la iniciativa se realiza en conjunto con las escuelas de Ciencias Ambientales de la UNA y la de Ingeniería Mecánica de la Universidad de Costa Rica (UCR). “Los especialistas de ambientales se encargarán de realizar los análisis de los virus a los que se expondría la máscara y los colegas de la UCR facilitarán un túnel de viento utilizado para estudios aerodinámicos, con el fin de determinar si el diseño de la máscara es capaz de desviar eventualmente virus u otro tipo de partícula nociva de la cara de las personas, sobre todo los ojos y fosas nasales”.

Agregó que Ciemhcavi luego deberá analizar aspectos relacionados con la comodidad, la resistencia y seguridad, medir las capacidades de saturación de oxígeno, concentraciones de Co2 y la temperatura en la cara, entre otros aspectos por considerar.

Breves

Más noticias