Impulsan cultivo de madera rentable

 

Cerca de 70 representantes del sector forestal se reunieron, del 16 al 18 de noviembre en el campus Coto de la UNA, para conocer resultados de investigaciones sobre manejo intensivo de las plantaciones, realizadas por el INISEFOR en la zona.


 

Regentes, técnicos y productores forestales se reunieron del 16 al 18 de noviembre en el campus Coto para participar en el seminario Fomento del cultivo eficiente de madera mediante el manejo intensivo, organizado por el Instituto de Investigación y Servicios Forestales de la Universidad Nacional (INISEFOR-UNA), con el apoyo de la Universidad de Costa Rica (UCR) y el Instituto Tecnológico de Costa Rica (TEC).

El objetivo de la actividad era dar a conocer los resultados de los últimos tres años en materia de manejo intensivo de plantaciones forestales para lograr un cultivo rentable, generados por el proyecto Mejoramiento de la capacidad productiva de los pequeños y medianos reforestadores de la zona sur, del INISEFOR-UNA.

“Este seminario cumplió con mis expectativas, pude conocer algunos de los tratamientos para el uso de fertilizantes, ahora la tarea es conocer los precios de cada uno de ellos para conocer el costo/beneficio para el productor”, comentó Luis Salazar, de Coopeagri.

Para Mario Campos, este tipo de actividades es muy importante porque da a conocer los resultados de investigaciones que son potenciales herramientas para el desarrollo en áreas relativamente marginales.

Carlos Ávila, investigador del INISEFOR-UNA, uno de los aspectos más importantes, es que de este encuentro se generó una red con personas que trabajan en el sector. “Pudimos crear una alianza con organizaciones, empresas y productores para darle un impulso a la reforestación forestal para la producción de madera en la zona sur”.

En el 2008 el INISEFOR-UNA arrancó con el proyecto Mejoramiento de la capacidad productiva de los pequeños y medianos reforestadores de la zona sur, cuyo objetivo, de acuerdo con Rafael Murillo su coordinador, es realizar actividades productivas y de investigación en el campo forestal para incorporarlas como parte integral de producción en fincas, utilizando métodos participativos.

“Debido al abandono de las fincas forestales y al bajo valor en la venta de la madera, se vio la necesidad de crear y divulgar conocimiento en este campo para ejercer influencia en la cultura forestal e incentivar el cultivo de los árboles como componente de las fincas”.

En el primer año, se logró  plantar nueve mil árboles en ocho fincas bajo la modalidad de cercas vivas protegidas y plantación de especies como caoba, amarillón, melina, teca y cedro amargo. Además, se tienen ensayos con distintas especies forestales maderables importantes para la zona, como el caso de la melina, la cual cobra mayor relevancia por su capacidad de generar ingresos a corto y mediano plazo.

Más noticias 2011