Procuran mayor capacidad de comercialización en comunidades

Mediante los módulos de capacitación las organizaciones rurales, se empoderaron de las gestiones propias del accionar comercial para participar en el mercado local.

Desde hace muchos años la región norte de Guanacaste afronta la problemática de la carencia de asociaciones u organizaciones capaces de ofrecer herramientas para dar respuesta a sus miembros ante los impactos económicos, la expansión de los negocios y mejores oportunidades de empleo, entre otros.

Por esa razón, desde hace dos años la sede Regional Chorotega y la Escuela de Relaciones Internacionales de la Universidad Nacional (UNA) impulsan una iniciativa que tiene como fin fortalecer las capacidades de comercialización en cuatro organizaciones rurales productoras de bienes y servicios, que les permita mejorar su competitividad en la cadena de suministros del mercado local.

Este proyecto se encuentra bajo la coordinación de los académicos Hugo Fonseca y Xinia Carrillo y se denomina: Fortalecimiento de organizaciones rurales productoras de bienes y servicios para comercialización en los mercados locales: cuatro casos en la región Chorotega.

 Fonseca comentó que la propuesta surgió del vínculo entre la Sede Regional Chorotega y la Escuela de Relaciones Internacionales, a través de la carrera de Comercio y Negocios Internacionales, donde por medio de esfuerzos conjuntos y el estudio de las diversas problemáticas que afronta la región se formuló un plan que busca fusionar conocimientos, recursos y generar una estrategia triangular entre académicos, estudiantes e instituciones.

Hacia el mercado local

Entre las organizaciones a las que se busca fortalecer está la Asociación de Productores Agrícolas de Rio Naranjo (Aproagrin), de Río Naranjo en Cañas Guanacaste. Se le ofrecerá la sistematización de lo que significa la extensión universitaria y cómo obtener un beneficio recíproco, dicho grupo cuenta en la actualidad con 13 miembros.

Fonseca agregó que las acciones estratégicas se han vinculado a la sensibilización, formación, experiencia en docencia e investigación académicas, así como a las capacidades adquiridas por los estudiantes, que permiten aportar esa expertise a los beneficiarios, pero que, durante el proceso de diálogo de saberes, la academia se vea enriquecida, de tal manera que la experiencia, le genere conocimiento que le permita mejorar su oferta, particularmente en el vínculo docencia-extensión.

            Carrillo agregó que otro de los propósitos de la iniciativa es generar capacidades de autogestión en la población con procesos de sensibilización y capacitación en comercialización para el éxito de sus actividades, sistematizar la experiencia que permita la obtención de lecciones aprendidas para producción y difusión de resultados, relacionados con la curricularización de la extensión y el fortalecimiento de las capacidades de académicos y estudiantes participantes de vincularse con el entorno desde la docencia.

            La académica detalló que como producto final se espera que la organización se fortalezca para que su gremio o miembros tengan una mejora en sus trabajos, sistemas, conocimientos y acceso a los mercados locales. Asimismo, definir el proceso de sistematización a emplear en proyectos o abordajes a asociaciones.

 

Breves

Más noticias