Exportadores centroamericanos sobreviven pese a pandemia

Según las proyecciones de la Organización Mundial del Comercio (OMC), una economía mundial en franca desaceleración implicará un 2021 con una tendencia similar, máxime si no se logra un crecimiento de 2,5% en el último cuatrimestre 2020.

Si bien América Latina es la región en desarrollo más golpeada en el ámbito comercial por la pandemia, en los países centroamericanos las cifras no han sido tan negativas debido a la venta de bienes manufacturados, el consumo de productos agrícolas y en cierta forma el comercio del oro en Nicaragua y Honduras.

Así se desprende del estudio sobre la situación comercial de América Latina y Centroamérica, en el contexto de la pandemia, realizado por los economistas Olman Segura, Suyen Alonso y Jorge Solano del Centro Internacional de Política Económica (CINPE) de la Universidad Nacional (UNA), que fue presentado en el Export Regional Summit organizado por la Cámara de Exportadores de Costa Rica (Cadexco).

Datos de la OMC revelan que el volumen del comercio mundial de mercancías disminuyó un 14.3% (2do trimestre del 2020) respecto al año anterior. Esta última contracción del comercio es más pronunciada que la reducción del 10.2% registrado durante la crisis financiera entre el tercer trimestre de 2008 y el primer trimestre de 2009.

Segura comentó que en los países centroamericanos las cifras no han sido tan negativas, ya que la variación de las exportaciones para Nicaragua aumentó un 14%, Guatemala 3%, Costa Rica 2%, Honduras 2%, en cambio disminuyeron Panamá -10% y El Salvador -24% con respecto al año pasado. “El aumento se explica por las ventas de bienes manufacturados, sobre todo suministros médicos y equipos de protección, pero también debido al consumo de los productos agrícolas y granos básicos, así como el precio del oro que ha beneficiado a Nicaragua y Honduras”, explicó el director del CINPE.

En caída

Un estudio reciente de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), plantea que en Latinoamérica el volumen de comercio mundial acumula una caída de -17% hasta mayo 2020. Además, el valor del comercio en América Latina y el Caribe se redujo en casi un cuarto en 2020 (-23%), donde los sectores con menor desempeño son las manufacturas, minería y combustibles y el desplome del turismo (49.5%) que arrastra las exportaciones de servicios, en especial las del Caribe.

“El efecto COVID acompañado por una economía mundial ya en franca desaceleración implicará un 2021 con una tendencia similar. Especialmente si no se logra un crecimiento de 2,5% en el último cuatrimestre 2020, según proyecciones de la OMC”, aseveró el exrector de la UNA.

Suyen Alonso, investigadora del Cinpe indicó que, con la inesperada llegada de la pandemia, América Latina ha sido la región en desarrollo más afectada. “Datos de la CEPAL indican que el valor de las exportaciones e importaciones de bienes se redujo un 17% entre enero y mayo de 2020 en comparación al mismo periodo 2019. Esto se debe, en gran parte, a las medidas de cierre temprano adoptadas por China, lo que implicó una grave afectación para las cadenas de valor global. Empresas de América Latina, Estados Unidos y Asia que dependían del gigante asiático, no contaban con otros proveedores alternativos y experimentaron los estragos de esta dependencia”, agregó la investigadora del Cinpe.

Sobre las perspectivas en el corto plazo, Alonso resaltó que al cierre de 2020 la CEPAL proyecta una caída de un 23% en el valor de las exportaciones de América Latina y el Caribe, y un descenso de un 25% en el valor de las importaciones. “En esta coyuntura, las medidas de política productiva y comercial con visión de reactivación serán importantes instrumentos para enfrentar una crisis que no está pronta a finalizar”.

Perspectivas de futuro

Los investigadores Segura, Alonso y Solano explican que algunos economistas plantean un “efecto rebote” después de la drástica caída de las exportaciones, conformando una (V); otros predicen que habrá una caída y recuperación producto de las olas pandémicas, conformando una (W); un tercer grupo plantea una recuperación más lenta de las exportaciones conformando una (U); pero también hay los que dicen que la letra (K) representa mejor la situación, porque algunos productos exportables siguen cayendo y otros se recuperan.

Finalmente, la tesis que más parece acercarse a la realidad, tomando en cuenta que todavía no existe una vacuna y que la apertura de las economías internacionales tomará varios años y se va abriendo muy lentamente, es la figura de un check. (√) (Ver adjunto gráfico con escenarios).

La última información existente es la revisión comercial anual publicada por la OMC el 20 de abril 2020, que describe dos posibles tendencias: optimista (volumen del comercio mundial de mercancías se contraería en el 13% en 2020) y pesimista (comercio mundial se reduciría en el 32%).

Breves

Más noticias