Please ensure Javascript is enabled for purposes of website accessibility

Becas estudiantiles transforman vidas

Becas estudiantiles transforman vidas

“En realidad la beca para mí es oportunidad de crecimiento, oportunidad de superación, creer que por una beca puedo acceder a la educación superior, puedo estudiar una carrera. Para mí esto es lo más satisfactorio y ser uno de los primeros de una familia que gracias a una beca y por una U pública, puedo obtener eso”, expresó Jeison Lupario Rodríguez, estudiante de la Universidad Nacional procedente de Talamanca, Limón.

Y es que con el apoyo de una beca y el beneficio adicional de un espacio en el nuevo edificio de residencias estudiantiles del Campus Benjamín Núñez, Jeison hoy cursa el tercer nivel de la carrera de Administración en la “Universidad Necesaria”.

El joven forma parte de un amplio grupo—constituido por más del 54% de la población estudiantil total de la UNA—que goza de la cobertura de un sólido y robusto sistema de becas, el cual contribuye a ampliar sus oportunidades y a mejorar su calidad de vida y la de su familia.

No por casualidad, la institución concede la mayor cantidad de becas (85.50%) en la categoría socioeconómica, lo que representa una inversión de ₡11.070.183.536,04, el segundo presupuesto institucional más significativo. 

Más ayuda para quienes más necesitan

Al igual que Jeison, proveniente de Talamanca, el 57% de la población estudiantil con beneficios de beca procede de regiones fuera de la Central.  Según datos del Departamento de Bienestar Estudiantil, ese porcentaje se distribuye por regiones de la siguiente manera: Brunca 19,9%, Chorotega 15,2%, Huetar Caribe 7,8%, Huetar Norte 10,9% y Pacífico Central 3,2%.

De la Región Central procede el 43% de las personas estudiantes con algún tipo de beca. 

Si la clasificación de la procedencia se realiza por el índice de Desarrollo Social (IDS 2017), el 40,92% de la población becada de la Universidad Nacional proviene de cantones con IDS “bajo” y “muy bajo”, de acuerdo con los datos institucionales.

La información de la UNA confirma los resultados del “Estudio de caracterización de la población estudiantil universitaria Estatal 2019”, presentado por el Consejo Nacional de Rectores (Conare) a finales de 2020, el cual evidenció que la principal fuente de financiamiento de los estudios de la mayoría de los universitarios matriculados en el primer ciclo en las instituciones de educación superior públicas son las becas universitarias, para un 48,6% de la población estudiantil. En el caso particular de la UNA, el porcentaje es de un 51,4%, según la investigación del Conare.

Ante la evidencia, la vicerrectora de Vida Estudiantil de la UNA, Alejandra Gamboa, ha subrayado que “gracias a la inversión que hacen las Universidades Públicas con becas y beneficios mediante los aportes del FEES y del fondo solidario de pago de créditos, miles de estudiantes transforman sus vidas por medio de la educación superior”.

De esta forma se demuestra el aporte de la educación pública costarricense en la movilidad social y el modelo de país que debemos construir. 

UNA fortalece Fondo de Becas 

En el contexto de mayor presencialidad de la población estudiantil en los campus universitarios en el II ciclo de 2022, la UNA fortalece y reorienta los recursos del Fondo de
Becas para contribuir en la permanencia y logro académico de la población estudiantil. 

Con ese fin, la institución contribuye con aportes complementarios a quienes tienen asignada beca socioeconómica Luis Felipe o Beca Omar Dengo, de la siguiente manera:

1. Residencias Estudiantiles: se habilitó al uso máximo de su capacidad instalada, acorde con los protocolos establecidos a nivel institucional en concordancia con las condiciones sanitarias.

2. Becas Luis Felipe y Omar Dengo a partir del mes de agosto recibirán un aporte complementario a su beca, monto que será informado por medio del correo estudiantil y se podrá verificar su aplicación en el SIBEUNA a partir de 30 de agosto de 2022.

3. Beneficio para la equidad: se asigna al grupo de estudiantes que, mediante la aplicación de indicadores socioeconómicos establecidos a nivel nacional e institucional, califican con las condiciones que demuestran una mayor necesidad de apoyo económico, a la asignación de las becas Luis Felipe y Omar Dengo. A partir del mes de agosto recibirán este beneficio que será informado por medio del correo estudiantil y se podrá verificar su aplicación en el SIBEUNA a partir de 30 de agosto de 2022.

4. Beneficio conectividad: este beneficio será otorgado a estudiantes que solicitaron este beneficio en el I Ciclo y matricularon 3 o más cursos en modalidad presencialidad remota. 

“Con estas acciones afirmativas esperamos que la población con beca socioeconómica, cuente con un mayor respaldo institucional que les permita alcanzar con éxito su proyecto académico”, afirman el rector Francisco González, la vicerrectora de Vida Estudiantil Alejandra Gamboa y el presidente de la Feuna Marco Zúñiga, en circular enviada a la comunidad universitaria.

Entrevista y edición de video: Johnny Núñez.

Becas estudiantiles transforman vidas
Watch the video

“En realidad la beca para mí es oportunidad de crecimiento, oportunidad de superación, creer que por una beca puedo acceder a la educación superior, puedo estudiar una carrera. Para mí esto es lo más satisfactorio y ser uno de los primeros de una familia que gracias a una beca y por una U pública, puedo obtener eso”, expresó Jeison Lupario Rodríguez, estudiante de la Universidad Nacional procedente de Talamanca, Limón.

Y es que con el apoyo de una beca y el beneficio adicional de un espacio en el nuevo edificio de residencias estudiantiles del Campus Benjamín Núñez, Jeison hoy cursa el tercer nivel de la carrera de Administración en la “Universidad Necesaria”.

El joven forma parte de un amplio grupo—constituido por más del 54% de la población estudiantil total de la UNA—que goza de la cobertura de un sólido y robusto sistema de becas, el cual contribuye a ampliar sus oportunidades y a mejorar su calidad de vida y la de su familia.

No por casualidad, la institución concede la mayor cantidad de becas (85.50%) en la categoría socioeconómica, lo que representa una inversión de ₡11.070.183.536,04, el segundo presupuesto institucional más significativo. 

Más ayuda para quienes más necesitan

Al igual que Jeison, proveniente de Talamanca, el 57% de la población estudiantil con beneficios de beca procede de regiones fuera de la Central.  Según datos del Departamento de Bienestar Estudiantil, ese porcentaje se distribuye por regiones de la siguiente manera: Brunca 19,9%, Chorotega 15,2%, Huetar Caribe 7,8%, Huetar Norte 10,9% y Pacífico Central 3,2%.

De la Región Central procede el 43% de las personas estudiantes con algún tipo de beca. 

Si la clasificación de la procedencia se realiza por el índice de Desarrollo Social (IDS 2017), el 40,92% de la población becada de la Universidad Nacional proviene de cantones con IDS “bajo” y “muy bajo”, de acuerdo con los datos institucionales.

La información de la UNA confirma los resultados del “Estudio de caracterización de la población estudiantil universitaria Estatal 2019”, presentado por el Consejo Nacional de Rectores (Conare) a finales de 2020, el cual evidenció que la principal fuente de financiamiento de los estudios de la mayoría de los universitarios matriculados en el primer ciclo en las instituciones de educación superior públicas son las becas universitarias, para un 48,6% de la población estudiantil. En el caso particular de la UNA, el porcentaje es de un 51,4%, según la investigación del Conare.

Ante la evidencia, la vicerrectora de Vida Estudiantil de la UNA, Alejandra Gamboa, ha subrayado que “gracias a la inversión que hacen las Universidades Públicas con becas y beneficios mediante los aportes del FEES y del fondo solidario de pago de créditos, miles de estudiantes transforman sus vidas por medio de la educación superior”.

De esta forma se demuestra el aporte de la educación pública costarricense en la movilidad social y el modelo de país que debemos construir. 

UNA fortalece Fondo de Becas 

En el contexto de mayor presencialidad de la población estudiantil en los campus universitarios en el II ciclo de 2022, la UNA fortalece y reorienta los recursos del Fondo de
Becas para contribuir en la permanencia y logro académico de la población estudiantil. 

Con ese fin, la institución contribuye con aportes complementarios a quienes tienen asignada beca socioeconómica Luis Felipe o Beca Omar Dengo, de la siguiente manera:

1. Residencias Estudiantiles: se habilitó al uso máximo de su capacidad instalada, acorde con los protocolos establecidos a nivel institucional en concordancia con las condiciones sanitarias.

2. Becas Luis Felipe y Omar Dengo a partir del mes de agosto recibirán un aporte complementario a su beca, monto que será informado por medio del correo estudiantil y se podrá verificar su aplicación en el SIBEUNA a partir de 30 de agosto de 2022.

3. Beneficio para la equidad: se asigna al grupo de estudiantes que, mediante la aplicación de indicadores socioeconómicos establecidos a nivel nacional e institucional, califican con las condiciones que demuestran una mayor necesidad de apoyo económico, a la asignación de las becas Luis Felipe y Omar Dengo. A partir del mes de agosto recibirán este beneficio que será informado por medio del correo estudiantil y se podrá verificar su aplicación en el SIBEUNA a partir de 30 de agosto de 2022.

4. Beneficio conectividad: este beneficio será otorgado a estudiantes que solicitaron este beneficio en el I Ciclo y matricularon 3 o más cursos en modalidad presencialidad remota. 

“Con estas acciones afirmativas esperamos que la población con beca socioeconómica, cuente con un mayor respaldo institucional que les permita alcanzar con éxito su proyecto académico”, afirman el rector Francisco González, la vicerrectora de Vida Estudiantil Alejandra Gamboa y el presidente de la Feuna Marco Zúñiga, en circular enviada a la comunidad universitaria.

Entrevista y edición de video: Johnny Núñez.

Breves