Please ensure Javascript is enabled for purposes of website accessibility

Auditorio de la UNA llevará nombre de Cora Ferro Calabrese

Este día las autoridades de la Universidad Nacional (UNA) develaron la placa que otorga el nombre de Cora Ferro Calabrese al auditorio institucional, ubicado en el Campus El Higuerón, en San Pablo de Heredia. Dicha denominación se fundamentó en un acuerdo aprobado por el Consejo Universitario (C.U), en el que se destaca el legado de Ferro como una luchadora por la dignificación de las mujeres, al realizar acciones para crear conciencia y gestar batallas contra la discriminación y la marginación.

En el acuerdo UNA-SCU-ACUE-184-2021, se menciona que, en términos de igualdad de género y desarrollo del humanismo promovido desde el Estatuto Orgánico de la institución, es fundamental reconocer los aportes que las mujeres día a día realizan en beneficio de la sociedad y de la UNA en particular.

Asimismo, se destaca en Ferro su práctica organizativa de las mujeres, la valorización de sus propias experiencias, junto a la sistematización de la reflexión teórica con aportes de gran valor para la academia. A la vez, su campo de acción fue el mejoramiento de las condiciones de las mujeres, sobre todo, de aquellas en condiciones de mayor vulnerabilidad, con el objetivo de lograr una acción transformadora de la realidad.

Luchadora incansable

Zaira Carvajal, ex directora del Instituto de Estudios de la Mujer (IEM) y jubilada de la UNA, resaltó que en lo personal tuvo la dicha de conocer y trabajar al lado de Ferro, a quien hoy se hace justicia por su visión y tenacidad, en una época donde los estudios de la mujer y de género no simpatizaban con un grupo importante de la comunidad universitaria.

Francisco González, rector de la UNA indicó que es de suma satisfacción reconocer el auditorio institucional del Campus El Higuerón con el nombre de Cora Ferro Calabrese, una mujer que desde su llegada de Argentina se identificó con la UNA y que con su trabajo enalteció la bandera de los derechos de las mujeres y la igualdad de género en una coyuntura muy distinta a la actual.

Sergio Herrera, hijo de doña Cora Ferro, expresó que para la familia es un gran honor que el auditorio lleve en adelante el nombre de su madre y, sobre todo, poque la UNA reconoce con este acto su labor de muchos años en pro de la dignificación de las mujeres costarricenses.

Jannette Valverde, presidenta recién electa del C.U-UNA externó que reconocer el auditorio institucional del Campus El Higuerón con el nombre de esta extraordinaria mujer es motivo de orgullo para la UNA, ya que desde la Escuela Ecuménica como desde el IEM luchó incansablemente por el respeto y la dignificación de la mujer en sus diferentes facetas.

            El legado de Ferro

  • La académica y teóloga de la Escuela Ecuménica de Ciencias de la Religión de la UNA, Corra Ferro Calabrese nació un 8 de noviembre de 1931, en Argentina. En 1966 llegó a Costa Rica, donde asumió la dirección del colegio El Rosario. La activista por los derechos de las mujeres falleció el 16 de enero de 2004.
  • De 1987 a 1990 fue decana de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNA impulsando distintos proyectos académicos, como la creación del Centro Interdisciplinario de Estudios de la Mujer (CIEM) que surgió al amparo de mujeres que desde 1980 venían reflexionando en la UNA sobre las desigualdades entre mujeres y hombres.
  • En 1990, creó y fue la primera directora del Instituto de Estudios de la Mujer (IEM) de la UNA, unidad académica pionera en estudios de la mujer, estudios de género y feminismo. Impulsó la Casa de la Mujer y el Centro de información y documentación especializado en temáticas de la mujer y de género. En ese mismo año abrió la maestría en Estudios de la Mujer, posicionando como eje de estudio las problemáticas específicas de los derechos de las mujeres.
  • Formó parte del grupo cristiano “Éxodo” relacionado con los nuevos planteamientos del Concilio Ecuménico Vaticano II, e integró parte de la primera Comisión de Resolución de Denuncias sobre hostigamiento sexual en la UNA.
  • Mediante su pensamiento cuestionó el sistema que cosifica a la mujer considerándola "un elemento decorativo" y el "segundo sexo" además de la "reina del hogar" objetivo de la publicidad y propaganda señalándola como potencial consumidor de todos los productos del mercado.

Breves

Más noticias