A 12 años del terremoto de Cinchona

“Costa Rica, 8 de enero del 2009, 13:21 pm, hora local, un terremoto con magnitud de momento sísmico, MW= 6,2, ubicado 4 km hacia el Suroeste de Cinchona de Sarapiquí de Alajuela, a una profundidad de 7 km, generó una basta cantidad de deslizamientos que provocaron la muerte a 22 personas, 100 desaparecidos y gran cantidad de heridos, también daños estructurales en casas y edificios cercanos”, así consta en el reporte oficial emitido por el Observatorio Vulcanológico y Sismológico de Costa Rica de la Universidad Nacional (Ovsicori-UNA).

Datos del instituto señalan que el evento principal estuvo asociado al sistema de fallas Vara Blanca-Ángel; un sistema de fallas ubicado en el flanco este del volcán Poás con movimiento lateral derecho y orientación Noroeste-Suroeste.

Marino Protti, sismólogo y actual director del Ovsicori, indicó que el evento fue precedido por un sismo (evento premonitor) de magnitud 4,5, ubicado 4 km al Noroeste de Fraijanes de Sabanilla de Alajuela, (a menos de 3 km del Terremoto de Cinchona), ocurrido el 7 de enero a las 10:00 hora local, el cual generó alrededor de 25 réplicas con magnitudes locales menores a 3,0.

En esa oportunidad, la red sísmica del OVSICORI-UNA localizó un total de 1032 réplicas todo el mes de enero de 2009. Asimismo, el deslizamiento ocurrido en esa falla durante el terremoto de Cinchona tuvo una duración de ~5 s, generando una caída de esfuerzos de 6.71 MPa y aceleraciones máximas en superficie de 223 gal (2.156 m/s2) en el valle central.

Durante 12 años, la misma naturaleza se ha encargado de ocultar los deslizamientos en los cerros cercanos al lugar del epicentro, la carretera se habilitó, la actividad agrícola de la zona se activó tiempo después y el poblado de Cinchona fue reubicado en Cariblanco de Sarapiquí de Alajuela, donde habitan las casi 80 familias que perdieron sus casas en el terremoto de Cinchona, la tarde del 8 de enero del 2009.

Breves

Más noticias