Please ensure Javascript is enabled for purposes of website accessibility

Búsqueda de perfección en verduras y hortalizas fomenta uso de agroquímicos

Al consumidor tico le gustan las hortalizas y verduras con apariencia perfecta, lo que fomenta el uso de agroquímicos, según expusieron agricultores en el foro “Nuestra responsabilidad como consumidores en el uso de los plaguicidas”.

 La agricultura orgánica ha tenido importantes avances en el país; sin embargo, la mayoría de la producción de hortalizas aún se realiza a través del método convencional. En diciembre anterior, Wagner Cerdas, agricultor convencional y Juan José Paniagua, agricultor orgánico, participaron en el foro: “Nuestra responsabilidad como consumidores en el uso de los plaguicidas”, donde plantearon las ventajas y los retos para su producción.

“Costa Rica es un país muy exigente con la calidad, al consumidor le gusta una zanahoria recta, una papa perfecta, y para lograr eso usamos plaguicidas, a sabiendas de que son un problema; de lo contrario, los grades supermercados nos echan el producto para atrás, porque el consumidor no los compra”, dijo Cerdas.

Según Paniagua, la agricultura orgánica representa un reto para los productores. “Trabajé 15 años con agricultura convencional, tenía problemas de salud y problemas con el suelo. Hace 30 años trabajo con la sostenibilidad del suelo y tengo una mejor calidad de vida para mi familia y los empleados, pero la agricultura orgánica requiere de mucha disciplina y de integrarnos en todo el proceso de comercialización para llegar directamente a los consumidores sin intermediarios”.

Cerdas asegura que los agricultores convencionales podría integrarse a la agricultura orgánica si tuvieran más asesoría por parte del Ministerio de Agricultura y  las universidades. “Metemos nematicidas para que la zanahoria no nos salga torcida, tal vez existan otras soluciones pero no tenemos la asesoría adecuada, o no la buscamos. Es un tema de acompañamiento”.

Para Christian Stamm, del Instituto Federal Suizo de Ciencia y Tecnología Acuática, es fundamental el papel que juegan los consumidores. “Podemos ser actores en la agenda política, en Suiza se hizo un movimiento para asegurar que la comida esté libre de contaminantes, lo que entrará en vigencia en el 2020, y se empezó a exigir una etiqueta para garantizar que los productos sean orgánicos. También debemos tener conciencia de que usamos plaguicidas para los jardines, sin el adecuado uso y disposición de los productos”.

Ana María Mora, académica del Instituto Regional de Estudios en Sustancias Tóxicas (Iret-UNA), habló sobre los efectos de los plaguicidas sobre la salud. “Existen diversos estudios que han demostrado los efectos de los plaguicidas en enfermedades neurodegenerativas, el cáncer, la esterilidad y otras, y no solo para trabajadores sino también para otras personas que están cerca de la producción, los niños por ejemplo”.

Los principios de la agricultura orgánica: salud, ecología, equidad y precaución, promueven la salud del suelo y el ser humano, el respeto al entorno, la equidad en el acceso a la cosecha y la protección para las futuras generaciones.

“Si queremos una alternativa a los productos cosechados con agricultura convencional, debemos buscar opciones como los mercados o las ferias verdes donde se comercializan productos orgánicos y se tiene un contacto directo con el productor”, mencionó Clemens Ruepert, académico del Iret-UNA.

 

 

 

 

 

 

Más noticias 2019