Please ensure Javascript is enabled for purposes of website accessibility

Construyendo familias saludables

En el evento “Compartiendo experiencias del trabajo con familias”, un grupo de madres socializó los beneficios obtenidos con la capacitación “Construyendo familias”, ofrecida en el marco del  proyecto de extensión Orientando Familias, de la División de Educación para el Trabajo del Cide.

“Yo estoy muy conmovido, de verdad; desde que empezó el taller no hago más que pensar en mi familia, en todo lo que vivieron cuando caí privado de libertad...”

Así se expresó un residente del Centro de Atención Integral del Adulto Mayor (CAI) en San Rafael de Alajuela, uno de las 132 personas beneficiadas en 2018 con la capacitación que ofrece el proyecto de extensión Orientando Familias de la División de Educación para el Trabajo del Centro de Investigación y Docencia  en Educación de la Universidad Nacional (Cide-UNA).

Y no es de extrañar. Basados en el enfoque sistémico,  que concibe a la familia como un sistema de interacciones donde la conducta de uno de los miembros afecta a al resto, los talleres que promueve este proyecto del Cide calan profundo en la sensibilidad de las personas participantes.

Se trata de una cadena de sensibilización que por medio de una metodología participativa se orienta a fomentar mayor comprensión del funcionamiento de las familias con miras a mejorar las relaciones en el seno de estas.  Es así como, en 2018, se capacitaron 32 profesionales de áreas como Psicología, Orientación, Trabajo Social, Informática y Administración de Empresas, quienes a su vez, se convirtieron en multiplicadores de los conocimientos adquiridos, al implementar sus planes de educación familiar en talleres con madres y padres de familia.

Los profesionales obtienen beneficios personales de la capacitación, ya que les permite reflexionar sobre sus propias familias. “He comprendido que todas las situaciones enfrentadas generan cambios y reestructuraciones que nos han fortalecido en muchos aspectos, que culpar a algunas de las personas o reclamarles no resuelve la situación. Entiendo que mi familia aún en los momentos más difíciles funcionaba y cada miembro cumplía un papel importante”, refiere uno de ellos.

También, por supuesto, hay implicaciones positivas para su práctica profesional, como es el tener más herramientas para interpretar lo que sucede con sus poblaciones meta para  facilitar procesos de cambio, así como  evitar juzgar a las familias y más bien procurar comprender su diversidad y dinámica. 

Sensibilización

Y es que—en concordancia con los objetivos del proyecto Orientando Familias—mediante el proceso de capacitación no solo se fortalecen las capacidades de profesionales para implementar procesos educativos a las familias, sino que  se favorecen las habilidades parentales de progenitores para la construcción de familias más saludables.

En esta ocasión, mejoran sus habilidades para caminar hacia la construcción de familias más saludables 132 personas en las siguientes localidades: San Rafael de Alajuela; Santo Tomás y cantón central de Heredia; Cartago centro, Turrialba y Tres Ríos en la provincia de Cartago, y Curridabat y Alajuelita, en San José.

En Alajuela, participaron privados de libertad del CAI del Adulto Mayor adscrito al Ministerio de Justicia y Paz; en Heredia, madres y padres del Liceo Manuel Benavides, Liceo de Guararí, Colegio Técnico Profesional  (CPT), Escuela Santo Tomás y Grupo Arco Verde del Centro Cantonal de Santo Domingo; en Cartago, de la Escuela Santiago del Monte, Colegio Vocacional de Artes y Oficios (COVAO) Nocturno, Escuela de Excelencia, Tayutic y Centro Cristiano de Adoración y Misiones; y en San José, de la Municipalidad de Curridabat y Colegio Técnico Don Bosco, Alajuelita.

Estos personas—madres, padres, abuelas o abuelos vinculados a alguna de estas instituciones—hoy son conscientes que no son seres aislados; “las partes de la máquina cumplen una función, como cada persona de la familia”.

No por casualidad, el abuelo privado de libertad en el CAI del Adulto Mayor en San Rafael de Alajuela reconoce hoy con sabiduría que “uno tiene que ajustarse a ellos (la familia), ya mucho tiempo ha estado fuera, uno no puede llegar a mandar o a imponer cosas, hay que llegar bajito y acoplarse.”

Y es que, efectivamente, la capacitación basada en el enfoque sistémico, que impulsan profesionales del proyecto Orientando Familias del Cide, permite a las personas beneficiadas entender que en las familias “hay reglas para convivir; igual que las máquinas, las piezas tienen una forma de trabajar para que funcione.” 

Extensión con resultados

“Orientando Familias” es un proyecto de extensión universitaria de la División de Educación para el Trabajo del Centro de Investigación y Docencia en Educación (Cide), que nació en 2004 con el fin de mejorar las relaciones familiares y la producción de conocimiento, favoreciendo así el quehacer académico de la carrera de Orientación, a la cual está adscrita.

Dentro de sus tareas destaca la capacitación de profesionales de equipos inter y multidisciplinarios de instituciones públicas pertenecientes al Ministerio de Salud, CCSS, Ministerio de Educación, Ministerio de Justicia y Paz, PANI, Universidades Estatales u organizaciones sin fines de lucro, que trabajen en acciones a favor de las familias.

En el marco de este proyecto, en 2018 se impartió el curso participativo “Construyendo familias”, el cual se enfocó en la promoción de estilos de convivencia saludable en familias vinculadas a diferentes instituciones en diversas localidades de las provincias de San José, Heredia, Alajuela y Cartago. del país.

Además se pretendió favorecer relaciones de cooperación entre las familias y esas mismas instituciones.

El equipo de trabajo del proyecto está integrado por Ana Lucía Villalobos (coordinadora), Cecilia Villarreal, Ruth Villanueva y las asistentes Carolina Durán y

Milagro Vega.

Más noticias 2019