Please ensure Javascript is enabled for purposes of website accessibility

Filtran lluvia para abastecer de agua potable a Ebais de Isla Caballo

 Usuarios del Ebais de Isla Caballo, ahora cuentan con agua potable gracias al proyecto de extensión e investigación “Acceso, disponibilidad y uso sustentable del agua potable por medio de la implementación de un sistema de agua de lluvia (SCALL), NIMBU II, el cual es ejecutado por el Campus Nicoya de la Sede Región Chorotega de la Universidad Nacional (UNA).

El sistema consta de 4 tanques con capacidad de 5 mil litros cada uno para un total de 20 mil litros ( 20 metros cúbicos).

Ubicada a cuarenta minutos en lancha de la ciudad de Puntarenas, Isla Caballo no cuenta con acceso a agua potable para el consumo de sus 300 habitantes, por lo que por lo que el Instituto Costarricense de Acueductos y Alcantarillados (AyA), desde 2016, les lleva agua en una lancha desde Puntarenas todos los días.

Aunque el presidente la Asociación de Desarrollo Integral de Isla Caballo, Joel Rojas García reconoce que “eso nos ayuda”, también resalta que el recipiente de 20 litros que recibe cada familia por día no alcanza para suplir las necesidades básicas. Por esta razón, el dirigente comunal enfatiza la falta de agua potable como la problemática actual de la isla .

“Aquí los médicos no querían venir a dar consulta por no contar con agua potable para lavarse las manos. A este Ebais lo visitamos la mayoría de los habitantes de la Isla. El médico viene cada 15 días, o sea que tenemos derecho a enfermarnos cada quincena”, subrayó Rojas.

Por su parte, el académico Adolfo Salinas, del Centro Mesoamericano de Desarrollo Sostenible del Trópico Seco (CEMEDE-UNA), informó que la iniciativa de implementar un sistema de captación y filtración de agua de lluvia para abastecer de agua potable al Ebais de la isla se ha desarrollado conjuntamente con líderes de la comunidad. “Ellos apostaron a que trabajáramos con el Ebais porque es la infraestructura de la salud de la comunidad, que al no tener agua los hacía vulnerables para enfermedades de cualquier tipo; esto se vino a solucionar con este proyecto”, recalcó el académico.

Ante la escasez de agua que afecta la región del Pacífico Seco de Costa Rica, la UNA, por medio del CEMEDE y del Centro de Recursos Hídricos para Centroamérica y el Caribe (HIDROCEC) -ambos ubicados en la Sede Región Chorotega- han desarrollado herramientas para la mitigación y adaptación al cambio climático para los habitantes de esta región y el resto del país, a través de diferentes proyectos de extensión e investigación, Este es el caso de la experiencia obtenida por la utilización de un Sistema de Captación de Agua de Lluvia (SCALL) en el que se potabiliza esta agua para que sea apta para el consumo humano.

Marlene Flores Abogabir, asesora académica de la Vicerrectoría de Extensión, dijo que dar seguimiento a los proyectos de extensión es fundamental desde la perspectiva del desarrollo de saberes del desarrollo comunitario; “es entender las necesidades pero también saber cuales son las oportunidades y eso fue lo que detectó el CEMEDE, la oportunidad de contribuir con la isla, las asociaciones e instituciones que aquí están para articular un proceso como este”.

 

Proceso de captación de aguas  

William Gómez Solís, académico del CEMEDE, describió el proceso de captación de agua lluvia del sistema implementando en Isla Caballo, el cual se desarrolla en las siguientes etapas: 

  • Se capta el agua en los techos de la estructura sobre los tanques y del techo del EBAIS de la comunidad.
  • Luego es almacenada en cuatro tanques de 5000 L cada uno, como primera filtración se pasa por un filtro de microfibra, para la retención de materiales en suspensión.
  • El sistema cuenta con una bomba alimentada por un panel solar, la cual hace que el agua pase a las tuberías del EBAIS, en caso de que no se utilice el agua en el edificio se recircula de vuelta a los tanques de almacenamiento, este proceso nos garantiza de que el agua se mantenga en constante movimiento y no se estanque para evitar la formación de algas o bacterias.
  • En el proceso de potabilización, se utilizan dos filtros, uno con carbón activado y microfibra de poliéster, para luego pasar al proceso de desinfección por medio de una lámpara ultravioleta, esta lo que hace es garantizar de que cualquier microorganismo o bacteria sea "quemada".
  • El sistema cuenta con un sistema de control de llaves para que en caso de que se realicen funciones de solo limpieza se haga distribución del agua de lluvia (sin potabilizar) y que para cuando el EBAIS se utilice en la atención medica se distribuya el agua potable.

Con la ejecución de este proyecto queda el compromiso de los habitantes de la isla, así como de la Universidad Nacional en dar seguimiento a la sostenibilidad del mismo. Contar con agua podría abrir la posibilidad de generar nuevas iniciativas en áreas como turismo, infraestructura, desarrollo comunitario, entre otros, puntualizó Gómez.

  

Por: Cristian Chaves Jaén

 

Más noticias 2019