Please ensure Javascript is enabled for purposes of website accessibility

Epidemiólogo recomienda disfrutar con cautela en Navidad

Si bien en este momento el escenario epidemiológico respecto a la covid-19 en Costa Rica es favorable, debido a la elevada tasa de vacunación lograda en personas de diferentes edades, así como por el acatamiento de las medidas sanitarias; esto podría originar una sensación de falsa seguridad. De ahí que las festividades de fin y principio de año es mejor disfrutarlas con mucha cautela.

Precisamente, Juan José Romero, epidemiólogo de la Universidad Nacional (UNA), exhorta a la población a no bajar la guardia contra la covid-19 en Navidad, sobre todo porque a la fecha más de un millón de costarricenses no han sido vacunados, ya sea por edad, contraindicación médica, imposibilidad, o decisión propia.

Además, una cantidad considerable de adultos mayores, inmunizados meses atrás, tiende a ser susceptibles a la enfermedad, debido a la reducción en la capacidad de respuesta de su organismo por razones de edad (inmunosenescencia), elevados factores de riesgo presentes y porque la vacuna baja un poco su efecto luego de seis meses desde la segunda aplicación.

En cuanto a los menores de 12 años, el especialista explicó que éstos se enferman de gravedad en muy pocos casos, pero igual se infectan y pueden transmitir la enfermedad, o padecer una infección paucisintomática (enfermedad leve) pero con secuelas de largo plazo.

Romero mencionó que en el país las cifras rondan los 566 mil casos y cerca de 7.260 muertes. “Por favor, no nos sobre expongamos al virus, no expongamos a los demás. Por amor, por solidaridad, ubiquemos espacios seguros y reduzcamos el riesgo de nuevos contagios, especialmente en esa población adulta mayor que está especialmente susceptible ahora”, subrayó Romero.

Europa en rojo

Según las estadísticas más recientes, la covid-19 ha matado en el planeta a cerca de 5,171.395 personas y casi 260 millones de casos reportados de la enfermedad; eso sin contar el subregistro que hay en países con limitados sistemas de vigilancia epidemiológica.

Romero explicó que mundialmente se nota una correlación directa, entre la tasa de vacunación y el descenso en la tasa de muertes, lo que genera la reducción en la ocupación hospitalaria y los enfermos por covid-19, permitiendo la atención de otras patologías dejadas de lado durante la pandemia, las cuales también cobran millones de vidas al año.

A pesar de esto, la pandemia recrudece en Europa, sobre todo en los países con menores tasas de vacunación y lo hace también, en países con buenas tasas de vacunación, pero afectando a la población no vacunada.

De hecho, -apuntó Romero-muchos países han tomado o están por adoptar medidas restrictivas extremas, como el aislamiento de toda la población, o al menos las personas no vacunadas. “Incluso, en algunos países no se descartan los toques de queda para la población que no ha querido recibir el biológico, a pesar de tener la posibilidad real de hacerlo”, mencionó Romero.

Impopulares, pero vitales

En cuanto al tema del carné o el pasaporte sanitarios, el epidemiólogo de la UNA aseveró que en algunas naciones ya entraron a regir, mientras que en otros países se avanza hacia la obligatoriedad de la inmunización para personas aptas de ser vacunadas.

Romero sostiene que entre más personas vacunadas y los comercios exijan el código QR, habrá una menor probabilidad de recibir el impacto de la cuarta ola y por ende retornar a las medidas restrictivas aplicadas en 2020. “La obligatoriedad de las vacunas y el código QR son, sin duda, medidas impopulares para el sector de bienes y servicios, pero evitaríamos la propagación de otras variantes del virus y nuevos contagios”, señaló el experto.

 

 

 

 

 

 

 

Breves

Más noticias