Please ensure Javascript is enabled for purposes of website accessibility

Cuarta dosis contra covid-19 aún no es necesaria

Si bien en algunos países del mundo se ha iniciado con la aplicación de la cuarta dosis contra la covid-19, no hay consenso en la comunidad científica sobre la necesidad real de recurrir a ese segundo refuerzo contra la infección por el SARS-CoV-2. Esto se evidencia en los efectos positivos del refuerzo que se brinda en la actualidad, en relación con la reducción de los casos graves, hospitalizaciones, personas en UCI y la muerte.

Juan José Romero, epidemiólogo de la Universidad Nacional (UNA), manifestó que este tema encierra un abordaje ético y humano, ya que los países ricos acaparan las vacunas para aplicar una cuarta dosis a su población, mientras que las naciones de bajo y mediano ingreso no tienen acceso a ellas: “Existen países que ni el 10% de su población ha tenido acceso a una dosis de vacuna y en otros ya se inyecta la cuarta dosis”, subrayó el especialista.

Romero aseveró que, desde su perspectiva, esa cuarta dosis aún no se aplicará en Costa Rica, a no ser que se ofrezca a los grupos de primera línea de atención de la pandemia, trabajadores de la salud o en personas con enfermedades particulares. Asimismo, descartó que, para la población en general, se aplique esa cuarta dosis, a menos de que aflore otra variante y se requiera una nueva dosis con una vacuna ya modificada.

Asimismo, externó que en el país todavía hay una amplia cantidad de personas que faltan por recibir su refuerzo, en concreto, la población más joven. “Aquí la prioridad es completar el refuerzo en la población mayor de 18 años y luego seguir con la población de 12 a 18 y, eventualmente, con los menores de 5 a 11 años que están más retrasados por haber iniciado el esquema de vacunación más tardío”, resaltó el epidemiólogo.

Romero agregó que, al tratarse del SARS-CoV-2, no descarta que surjan nuevas variantes debido a la alta tasa de mutación mostrada; las que deben estudiarse para determinar su grado de contagio y letalidad. Tampoco ve lejano el diseño de vacunas para ser aplicadas por año, de la misma forma que se hace con los virus tipo influenza para las gripes estacionales. “Es probable que aún circule la variante original y otras anteriores a ómicron, pero están en frecuencias muy bajas, lo cual no quiere decir que desaparecieron del todo; sino que son opacadas por la variante dominante en cada ola”, concluyó el experto.

Breves