Universidades públicas juegan rol importante en la lucha contra la pandemia

El pasado 6 de marzo se cumplió un año de la confirmación del primer caso de covid-19 en Costa Rica, enfermedad producida por el virus denominado SARS-CoV-2. Desde ese momento a la fecha, las universidades públicas y, dentro de estas la Universidad Nacional (UNA), han puesto al servicio del país su plataforma docente y de investigación para el seguimiento epidemiológico de esta enfermedad que repercutió en la forma de vida de las personas.

Asimismo, distintos centros de investigación en medicina, farmacología, epidemiología, microbiología, economía, psicología y algunas ciencias sociales se dedicaron a apoyar a entidades de gobierno y a la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS), así como a la población y gobiernos locales en el análisis y estudio del evento, con propuestas de reactivación económica, el desarrollo de artefactos y equipos, entre otras.

Juan José Romero, coordinador académico de la maestría en epidemiología de la Universidad Nacional (UNA), resaltó que la formación en epidemiología por cientos de funcionarios del Ministerio de Salud y la CCSS, en dicha maestría permitió en buena parte una atención acorde a las necesidades que la epidemia requirió.

El experto agregó que desde el principio las universidades públicas se volcaron a ofrecer su colaboración al gobierno central en todas sus dependencias, así como a los gobiernos locales. Esta colaboración fue especialmente visible en el diseño de respiradores artificiales tanto por la Universidad de Costa Rica (UCR) como por el Instituto Tecnológico de Costa Rica (TEC), el desarrollo de sueros hiperinmunes de personas recuperadas por la covid-19, así como sueros equinos.

Romero destacó que el rol de universidades públicas, en investigación y desarrollo, en los más distintos ámbitos del conocimiento, y  en estrecha colaboración con el gobierno y los entes estatales encargados de la atención de la pandemia, fue fundamental dado que es un complemento ideal en las actividades que, usualmente, los entes de gobierno no realizan. Esta alianza entre lo público-público ha sido esencial, nuevamente, para la atención de la emergencia, lo cual debería ser razón para fortalecerlas de cara al futuro.

Breves

Más noticias