Please ensure Javascript is enabled for purposes of website accessibility

Constructor de sueños

 

Ganador del Premio Mauro Fernández al “maestro del año 2016”, Humberto González Barrantes –constructivista nato- impartió la charla inaugural de la Licenciatura en Administración del CIDE. 



 

“Constructivista nato” hace más de 36 años, Humberto González Barrantes –ganador del Premio Nacional de Educación Mauro Fernández 2016- impartió la charla inaugural del ciclo lectivo de la carrera de Licenciatura en Administración Educativa, el pasado 22 de febrero en el Auditorio Marco Tulio Salazar del Centro de Investigación y Docencia en Educación de la Universidad Nacional (CIDE-UNA).

 

Con el título “Administración en la escuela unidocente: Una experiencia compartida”, González dijo que se trata de una labor humanista porque “soy un constructor de sueños; hay que construirlos, alimentarlos y darles final”.

 

Y es que este maestro unidocente –que imparte los 6 niveles de primaria- de la escuela de Jocotal Abajo de Aserrí, declara que “no llena cuadernos, sino cerebros”, y añade que llegó a esta zona en 1993 a darle su mano y su experiencia a los niños para invitarlos a soñar con un futuro distinto. 

 

“Los chiquitos después de sexto grado se hacían peones”, recuerda el ganador del Premio Mauro Fernández 2016, quien aseguró que cuando, en 1995, el primer estudiante de esta pequeña escuela unidocente llegó al Liceo de San Gabriel, los menores empezaron a creer, su autoestima aumentó y tanto estudiantes como habitantes de la comunidad dejaron de pensar que el colegio era solo para gente de zonas urbanas y comenzaron a apostarle a la educación.

 

“Como administradores en una escuela unidocente, hay que sacar archivos y tener los datos de cuántos niños ingresan cada año y cuántos se gradúan de sexto grado; no somos directores de derecho, sino de hecho”, aseguró González.

 

Y este maestro unidocente, “director de hecho”, va más allá. Contabiliza, además, cinco grupos con 100% de aprobación en las pruebas de bachillerato, sabe que 45 muchachos que sacaron su bachillerato iniciaron su camino en la educación construyendo su propio aprendizaje en esta escuelita de Jocotal.

 

Así, llegaron a desarrollar pasión por el arte, la lectura, el teatro, la historia, en fin, por el aprendizaje.

 

Y hoy, gracias al seguimiento que González da a sus pupilos, puede afirmar que 45 bachilleres iniciaron su camino en la educación en esta escuelita de Jocotal, construyendo su propio aprendizaje en esta escuelita de Jocotal. Así, desarrollaron pasión por el arte, la lectura, el teatro, la historia, en fin, por el aprendizaje: no por casualidad muchos de ellos ya son profesionales. 

 

La mitad de las escuelas en el país son unidocentes, de las cuales 1300 tienen menos de 10 estudiantes. Un maestro tiene que dar todos los 6 grados. 

 

A sus 60 años, este “ser humano con un gran corazón, excelente maestro, cantautor y poeta” –como lo describió Satya Rosabal, académica de la División de Estudios del Trabajo, Satya Rosabal, al presentarlo a los estudiantes de la carrera de Administración Educativa-  utilizará el año sabático que le otorga el Premio Mauro Fernández para dedicarse a los talleres que realiza los fines de semana, -en forma voluntaria, hace 7 años- con niños indígenas de 22 escuelas de Talamanca, con el  apoyo de la Asociación Corredor Biológico de Talamanca, donde “construimos canciones” que más tarde presentan en los festivales artísticos que ellos mismos organizan.

 

Foto: Cortesía MEP.

 

 

Más noticias 2017