Editoriales universitarias trazan ruta estratégica ante retos impuestos por la pandemia

Directores de las editoriales universitarias públicas dialogaron con los rectores de estas casas de estudio para trazar la ruta estratégica ante los retos que enfrenta el sector editorial, producto de la pandemia y de la cuarta revolución industrial. 

La pandemia del COVID-19 ha generado profundos impactos globales en el sector editorial, tanto en el segmento universitario como independiente y comercial. En Costa Rica, según los datos del Ministerio de Cultura y Juventud, entre el 2010 y el 2018 las editoriales universitarias públicas editaron uno de cada tres títulos publicados en el país, lo que realza su pertinencia, relevancia y aporte a la cultura y la educación. 

No obstante, el sector editorial universitario público ha enfrentado graves dificultades en la situación actual.  Asimismo, la cuarta revolución industrial obliga a las instituciones de educación superior costarricense a repensar su vinculación con la tecnología y la sociedad, de cara a los próximos años.

En este contexto, el pasado 27 de abril, directores de las editoriales universitarias públicas dialogaron con los rectores de estas casas de estudio, en coordinación con el Consejo Nacional de Rectores (Conare), para exponer los retos y trazar la ruta estratégica.

Durante la sesión virtual, los directores de las editoriales de la UCR, la UNA, el TEC, la UNED y la UTN destacaron que la pandemia del covid-19 ha generado profundos impactos globales en el sector editorial, tanto en el segmento universitario como independiente y comercial.

 

En el caso de las editoriales universitarias, las afectaciones experimentadas están asociadas a los cierres que conlleva la pandemia. Específicamente, el cierre de los campus universitarios o la afluencia limitada han impactado la difusión de las obras publicadas, así como su comercialización. Es así como han mermado los recursos financieros disponibles, lo cual limita la implementación de diversos proyectos, que afecta a las personas colaboradoras, al igual que la planificación de la dinámica editorial.

Como respuesta, las editoriales universitarias públicas se han reinventado, mediante la implementación de sistemas de comercio electrónico y de logística de distribución, que permiten la circulación de las obras en el suelo nacional.

Además, se ha incrementado el uso de las redes sociales y de plataformas de virtualización, con lo que se realza su visibilidad y pertinencia en la difusión del conocimiento a la sociedad.

Ámbitos de proyección a futuro 

En términos de los ámbitos de proyección para el futuro, se destacan los siguientes aspectos:

  1. La integración y uso de la tecnología, así como las nuevas prácticas editoriales, que conlleva el análisis para el uso de software libre, la gestión de portales y catálogos en línea con capacidades de interoperabilidad, la valoración de las inversiones en tecnología para la digitalización de obras y la administración de libros electrónicos, protegiendo la propiedad intelectual de las personas autoras y de las universidades.
  2. La necesidad del fortalecimiento presupuestario de las editoriales universitarias públicas, que a su vez contribuye con la economía, al estar integradas y ocupar un rol relevante en el ecosistema y la industria del libro en el país. Esto, a su vez, se asocia con las demandas crecientes del sector universitario y nacional para tener mayores opciones de acceso al material editado por las casas de enseñanza superior.
  3. Mayor eficacia en la gestión financiera y de capacitación al sector editorial, pues la implementación del Sistema de Compras Públicas (Sicop) ha generado importantes cambios en las condiciones de las personas y empresas proveedoras, así como a la misma institucionalidad universitaria. Adicionalmente, se valoran propuestas para agilizar el traslado económico entre las editoriales universitarias públicas o la ejecución de fondos centralizados en el marco del Conare, para la participación en actividades de proyección nacional e internacional.

Los rectores de las universidades públicas se mostraron complacidos por el desempeño de las editoriales universitarias y renovaron su pleno respaldo al trabajo realizado, destacando que las casas editoriales universitarias impactan en la ciencia, la tecnología, la cultura y la educación, y reflejan el quehacer mismo de las universidades.

Plantearon que, como sistema universitario costarricense, corresponde reflexionar sobre el futuro y dar soluciones eficientes a la comunidad nacional.

En criterio del presidente del Conare y rector de la Universidad Nacional (UNA) Francisco González, “se debe reconocer que la transformación de la universidad pasa por la transformación del sistema de producción editorial”, lo que a su vez se asocia con la optimización de las inversiones universitarias.

En ese espíritu, se solicitó a los directores de las editoriales universitarias públicas proponer una hoja de ruta para el mediano plazo, cuya implementación será acompañada por el Conare. En dicha hoja de ruta deben plasmarse estas transformaciones asociadas al ecosistema del libro y las acciones necesarias para enfrentar los retos actuales y futuros.

Coordinación entre editoriales 

Las editoriales universitarias públicas trabajan de forma estrecha y coordinada mediante la Comisión de Editoriales Universitarias Públicas (Edupuc), constituida desde el 2008, que actualmente está bajo la coordinación de la Universidad Nacional, institución que preside Conare durante el 2021.

En ese contexto, surgió la iniciativa de entablar un diálogo con los rectores, como máximas autoridades de las casas de enseñanza superior, a fin de compartir los avances y retos actuales, así como los ámbitos de proyección para el futuro.

Existen tres grandes ejes de trabajo donde históricamente han aunado esfuerzos las editoriales universitarias.

En primer lugar, mediante las obras en coedición, ya sea entre todas o entre varias casas editoriales, lo que ha permitido traer al público obras de alta calidad y exigencia técnica mediante una modalidad compartida de los costos.

 

En segundo lugar, mediante Edupuc se ha propiciado la transferencia de buenas prácticas editoriales, creciendo de forma orgánica y compartiendo los mejores avances de cada una para fortalecer a las demás; desde este espíritu, se lanzará en las próximas semanas un portal web y un catálogo integrado del sector universitario público.

En tercer lugar, las editoriales universitarias han participado activamente y de manera sostenida en ferias internacionales de alto prestigio, como la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, la Feria Internacional del Libro de los Universitarios (FILUNI) y la Feria del Libro de Frankfurt, entre otras; y organizado ferias del libro y la lectura de carácter nacional o regional en el suelo costarricense con énfasis en los cantones de menor índice de desarrollo.

No obstante, esta es una de las áreas afectadas por la pandemia, pues las ferias tanto nacionales como internacionales se encuentran suspendidas, o bien, se han realizado de forma virtual con resultados poco alentadores hasta el momento.

Foto portada: Las ferias de libros nacionales e internacionales se han suspendido o se han realizado en forma virtual durante la pandemia, lo cual ha afectado a las editoriales universitarias. (Foto con fines ilustrativos. Edupuc)

 

Fotos: Edupuc.

Breves

Más noticias