Please ensure Javascript is enabled for purposes of website accessibility

Jóvenes talentos se estrenan en dirección escénica

Ganadores de concurso Puesta al Fuego estrenan sus obras, invitan al público a cuestionar conductas naturalizadas del machismo y la construcción del ser humano.

Este viernes 19 de noviembre a las 5 p.m. se estrenará por el YouTube de Teatro en el Campus, las obras ganadoras del concurso UNA Puesta al Fuego 2021: “Manual de la buena esposa” a cargo de Jéssica Rojas Acuña y “Des-historia en tres actos, narraciones crueles y algunas alternativas bajo la dirección de Ariel Aragón Arley. 

La primera es una adaptación teatral del libro Guía de la buena esposa de Pilar Primo de Riviera, escrito en 1953, donde se describen una serie de reglas que debían cumplir las mujeres casadas para hacer a su marido feliz cuando él se encontraba en casa. 

La obra se centra en un ama de cada que brinda once reglas para hacer a su marido feliz, mientras fracasa en sus intentos de hacer feliz al suyo. La idea nace como una crítica social al rol que jugaba la mujer en esa época, y que hoy se repite en muchos hogares. “El libro se hizo viral en páginas feministas porque generó mucha polémica e indignación, ya que aconsejaba a las mujeres someterse a sus maridos sin importar sus propias necesidades. Para la directora, este tema generó tanta indignación que decidió utilizar el teatro político y el sarcasmo como una forma de destruir el discurso sexista en que el libro se manifestaba", cita la propuesta. 

Para Rojas, esta ha sido una experiencia gratificante no solo desde el punto de vista de la dirección, que la deja con una espinita para su carrera profesional. “Ahora una idea nueva la visualizo más desde la dirección a nivel de creadora. Como actriz estoy pensando en la técnica actoral, en la respiración, en cambio desde la dirección veo todo el panorama y puedo ir acomodando las piezas”. 

Con un contraste entre lo perfecto y lo imperfecto, y con cierto tono de humor negro, Rojas desea que los espectadores sientan la necesidad de decir “eso está mal”, porque en este caso se habla del machismo en la década de los 50, pero es algo que sigue naturalizado en muchos hogares hoy día. Al final hay un desencadenante que cambia lo que se espera de la obra, me gustaría que la gente empiece a cuestionar esas las actitudes y comportamientos en la sociedad. 

 

Visita inesperada 

Aragón dirigirá Des-historia en tres actos, narraciones crueles y algunas alternativas, escrita en conjunto con Ricardo Miralles Canales y Marco Zúñiga Badilla, donde se explora la condición del ser humano y sus anhelos de trascender en la vida. 

La historia se centra en Sandro, un hombre joven con un trabajo de muchas horas, adicciones y otras peripecias. Está harto de sus condiciones, pero no sabe cómo salir de ellos, sin embargo, en una noche de insomnios y excesos recibe una extraña visita que cuestiona su actuar y le ofrece un trato para cambiar su vida. 

“La pieza nace de la necesidad de generar un diálogo entre situaciones e incógnitas vividas por nosotros. Temores, dudas y deseos fueron puestos a dialogar en la búsqueda de el por qué nosotros hacíamos esto: crear arte y subsistir en una sociedad que se extingue y al mismo tiempo pierde el valor de sí misma. Nos dimos cuenta de que desde nuestra condición no lo podemos remediar y que con suerte nos remediaremos a nosotros mismos a través de la creación”, citó Aragón. 

Para el joven director, estudiante de licenciatura, este ha sido un proceso de aprendizaje en conjunto con sus compañeros en escena. “Es un proceso muy rico bastante pedagógico. El principal reto ha sido articular las ideas para tejer la pieza escénica, porque el hecho de dirigir es para mí el componer imágenes, momento y situaciones que representen una experiencia estética, eso y la comunicación con los intérpretes   para que ellos entiendan no solo la intención no solo a nivel escénico sino también conceptual”. 

A raíz de este proceso, Aragón apunta a la dirección. “Es donde me he encontrado más cómodo y me siento más pleno. Con esta obra me gustaría que el público genere preguntas y cuestionamientos, propios, aunque no es mi intención toral que eso pase, pero podría ser algo que suscite la pieza”.  

La Escuela de Arte Escénico inició en el 2010 el primer concurso de puesta en escena “Una Puesta al Fuego”, producido por Teatro en el Campus, el cual nace de la necesidad de ofrecer a los estudiantes avanzados y egresados de la Escuela de Arte Escénico, un espacio de creación teatral propio, desde el punto de vista de la dirección escénica. 

 

Breves

Más noticias