Please ensure Javascript is enabled for purposes of website accessibility

De jardinero a educador físico con sello UNA

Acostumbrado a “ponerle al trabajo” para contribuir con los gastos de su familia, Leonardo González Espinoza—estudiante del Campus Pérez Zeledón de la UNA—combina sus labores de jardinero en casas y terrenos de ese cantón josefino, con sus estudios de Educación Física, Deporte y Recreación en la Sede Regional Brunca de la Universidad Nacional.

No por casualidad, Leonardo formó parte de un grupo de universitarios a quienes se les rindió homenaje, el pasado 20 de octubre, durante el “Acto de reconocimiento a personas estudiantes distinguidas académicamente de la Sede Regional Brunca”.

Este joven generaleño ingresó a la UNA en 2019, luego de dedicarse exclusivamente  a trabajar como jardinero por más de seis años, debido a las dificultades económicas familiares. Gracias a la beca que le otorgó la Universidad, ha logrado enfocarse en cursar las materias de su carrera, en la que ostenta un promedio de notas de 9,38. En el tiempo que le queda libre, continúa realizando trabajos de jardinería, con lo cual suma ingresos extra para cubrir sus necesidades.

Se traslada en bicicleta de ida y regreso al Campus Pérez Zeledón, lo que le permita ahorrar dinero en pasajes de bus y, a la vez, “mantener la condición física”. También, cuando es requerido, amarra la podadora y demás implementos a la bicicleta, en la cual recorre distancias, a veces hasta de 15 kilómetros, para  dar mantenimiento a áreas verdes donde se lo soliciten, desde casas hasta lotes baldíos, a lo largo del cantón.

“Tengo una pequeña clientela”, dice Leonardo, quien asegura que le pone empeño a su trabajo para que el espacio luzca renovado, luego de su dedicada labor. 

Cumpliendo sueños  

Precisamente, debido a la calidad de su trabajo en jardinería, Leonardo González tuvo la oportunidad de laborar en la zona verde de las residencias estudiantiles del Campus Pérez Zeledón de la UNA,  en 2017, cuando la posibilidad de ingresar a la educación superior era para él solo un sueño. “Todo lo que está sembrado, yo lo puse junto con dos compañeros”, recuerda.

“A un señor que era el jefe y a los compañeros, yo les había comentado que algún día iba a entrar a la UNA a estudiar, y ahora estoy por terminar el último semestre del bachillerato en Educación Física”, dice este joven generaleño, a sus 30 años, con la convicción y la satisfacción de haber puesto todo su esfuerzo para convertir su sueño en realidad.

Sobre sus metas, Leonardo tiene la confianza en que combinando sus habilidades como trabajador independiente y los conocimientos adquiridos a lo largo de su carrera de Educación Física, Deporte y Recreación, podría animarse a establecer, más adelante,  su propio emprendimiento para ofrecer servicios como entrenador de atletismo y contra resistencia, o bien, en el campo de la estética y la salud.

“Hay que mandarse tratando de mejorar como persona”, subraya este universitario con sello UNA,  designado en la categoría “Mención al mérito estudiantil” en el área Personal social por la Sede Regional Brunca.

 

 

 

Breves