Please ensure Javascript is enabled for purposes of website accessibility

Segunda Ronda: entre discursos, enfrentamientos y votación

*Programa Análisis de Coyuntura

Angélica Gómez

Marian Villavicencio

Monserrath Roldán

Laura Brenes A

Claudia Palma C

Carlos Carranza V

 

Este 3 de abril, Costa Rica enfrentó un proceso electoral distinto a los anteriores, ya que se disputó la presidencia de la República entre un nuevo partido que surge a la palestra pública, el Partido Progreso Social Democrático con la figura de Rodrigo Chávez, y uno tradicional e histórico como lo es el Partido Liberación Nacional, con José María Figueres a la cabeza.

El partido de Rodrigo Chaves, quien logra crear una figura política que se convirtió en una opción presidenciable, para un electorado deseoso de algún tipo de cambio político. Para este momento, los partidos tradicionales se han convertido en una “no opción”, ejemplificado con el PAC que desaparece de la escena política y un PUSC que  ocupó un quinto lugar en primera ronda. El PLN ocupó un primer lugar relativo, ya que no superó el 27,3% de la intención de voto, frente a un candidato novicio que logró un 16,8%.

La escena electoral para la segunda ronda, ofreció dos candidatos que iban a tratar de buscar nuevos votantes, con posibles realineamientos políticos para buscar nuevas fuerzas que apoyarán el proceso y tratar de ganar a una masa flotante de votantes para recomponer las piezas del ajedrez. En este proceso se reorganizaron para incorporar un discurso, la mayoría de las veces poco claro y en otras ambiguo sobre temas estructurales, que le permitiera reposicionarse delante del electorado deseoso de ser tomado en cuenta.

 

Descodificando el discurso político.

El discurso político de José María Figueres mantuvo dos líneas importantes.  La primera de ellas tratando de situar las características de desarrollo que Costa Rica debería aplicar y basado en elementos como la inversión privada, la presencia de nuevas actividades y el fortalecimiento de las nuevas formas de economía, con un discurso centrado en los esfuerzos de desarrollo nacional. La otra línea se sitúa en un discurso donde la crítica hacia la figura de Chaves y sus problemas en términos de su salida del Banco Mundial y una retórica persistente de no volver a improvisar, para referirse al gobierno saliente. Este último argumento, se reflejó en los debates del candidato del PLN, dejando de lado los debates sobre el desarrollo social y las alternativas para enfrentar los problemas que sufren los sectores más vulnerables del país.

Por otra parte, el apoyo a Rodrigo Chaves de la figura de Pilar Cisneros fue vital, ya que, le permitió hacer un llamado de apoyo al candidato y proclamando un cambio político que salvara a Costa Rica. Pese a que algunas veces entraba en contradicciones, su equipo de campaña electoral construía insumos en las redes sociales para llegarle al electorado. Ahí, Chaves emerge como una figura mesiánica con una capacidad de resolver diferentes situaciones y problemas. Este personaje le dio mayor presencia en diferentes partes del país, aunado a que situaba al PLN y a los partidos tradicionales, como los culpables del mal que está viviendo Costa Rica. Este enfoque tuvo éxito, porque llamó a miembros de otros partidos y a un votante  inconforme e identificado con la imagen que construyó Figueres, como un candidato del pasado y antiético. Una parte de este discurso caló en las masas que decidieron apoyar a Chaves y que se expresó en los resultados del 3 de abril del 2022.

El conflicto como parte fundamental del proceso electoral.

Dentro de esta campaña electoral surgen conflictos, enfrentamientos y cuestionamientos de los candidatos. A Rodrigo Chaves, se le cuestionó por las acusaciones y sanciones sobre hostigamiento sexual en el Banco Mundial. Durante toda la campaña, Chaves minimizó la naturaleza de estos hechos comprobados y las sanciones que se le impusieron; a la vez evadió los cuestionamientos cuando figuró como ministro de Hacienda, momento en que se aprobaron de manera expedita, beneficios en favor de las empresas Meco y H. Solís. También sobresalió el impacto de un video tratando de seducir a una mujer y la existencia de un fideicomiso paralelo para financiar la campaña y que no fue aprobado por el TSE, este último aún está bajo investigación.

Por su parte, los cuestionamientos hacia Figueres fueron en dos líneas. La primera por el viaje relámpago a República Dominicana que trató de minimizar cómo un viaje de acercamiento con empresarios, y el polémico video de campaña (aún en estudio) donde se  correlaciona el apoyo a su contrincante como un salto al vacío y al suicido. Además, se avivaron los cuestionamientos de violencia contra la madre y los conflictos familiares internos y la consultoría que Figueres realizó para Alcatel años después de dejar su presidencia.

Las contradicciones de los discursos de los candidatos y en este análisis de conflicto, es evidente que dieron al electorado inestabilidad a la hora de tener claridad para salir a votar y luego decidir por cuál candidato hacerlo, al menos eso se dejaba notar en el ambiente. Sin embargo, las encuestas para la segunda ronda electoral realizadas por parte del IDESPO-UNA y el CIEP de la UCR, a una semana de las elecciones, pusieron  en evidencia el apoyo para el candidato Rodrigo Cháves miembro del Partido PSD, con un 41,2% y 43%, frente a un José María Figueres candidato del Partido LN, que se acercaba a un 33,3% y 38% respectivamente.

Ahora bien, una de las encuestas a solo cinco días, reveló un empate técnico, es decir, era difícil distinguir cuál candidato tenía el mayor apoyo por parte de la ciudadanía. Sin embargo, el Partido PSD obtuvo un 41% de intención de voto, mientras que el Partido LN obtuvo un 38%. Los indecisos para este caso sumaron un 20% y la encuesta contó con un margen de error de un 3,1% al igual que la pasada. Estos elementos ponen en evidencia la inestabilidad del votante a tan sólo pocos días de las elecciones, para finalizar con 50% de apoyo a Rodrigo Chaves, que con un partido nuevo y siendo él mismo un personaje político no conocido antes sino como ex ministro de Hacienda, logra el apoyo del electorado para ser presidente de la República.

A este punto la contienda golpeo más fuertemente a Figueres, por el hecho  que se articulaban a un mal casi congénito del PLN en materia de corrupción, lo cual permitió que paulatinamente Chaves ganará más adherentes en provincias como Heredia, Puntarenas, Guanacaste y Limón, elevará también su apoyo en Cartago y Alajuela, lo cual le permitió tener adherentes que al final iban a decidir la campaña.

Aún así, el propio día de las elecciones a la presidencia, el PLN parecía el más organizado y con mayor presencia en el país, que daba idea de un posible gane. En la realidad se estaba gestando otra cosa, pues Chaves fue  ganando seguidores en provincias como Heredia, Puntarenas, Guanacaste y Limón, y elevó su apoyo en Cartago y Alajuela, lo cual le permitió tener adherentes que al final iban a decidir la campaña. Las poblaciones de zonas más vulnerabilizadas, consideraron que Chaves era la alternativa para asumir el reto de sacar adelante el país, logrando los votos  para alcanzar la Presidencia de la República.

Aún falta músculo político, pues se inicia la propuesta de negociación con sectores estructurales para la gobernanza del país, como el económico y el sindical, falta la conformación de equipo de un partido del que no se conoce su movimiento político, y que tendrá que asumir en 45 días, con la designación de no menos de 900 personas para ocupar el liderazgo que el país le está exigiendo.

Breves