Please ensure Javascript is enabled for purposes of website accessibility

Disminución en vacunación contra covid-19 preocupa a epidemiólogo

 

  • Cerca de un millón de ticos aún no acuden por tercera dosis.
  • Ante la presencia de subvariante BA.2 de Ómicron, seguir usando mascarilla.

De seguir la tendencia favorable de la situación epidemiológica para la covid-19 en Costa Rica, es probable que en pocas semanas se elimine la obligatoriedad de portar la mascarilla en espacios interiores y quede como prerrogativa individual su uso. Sin embargo, Juan José Romero, epidemiólogo de la Universidad Nacional (UNA) insta a la población a seguir usándola, sobre todo, porque la cantidad de vacunas aplicadas semana a semana ha disminuido y cerca de un millón de personas a las que se venció el plazo entre la segunda y tercera dosis no acuden a los centros de vacunación.

Romero alertó que esto sería un problema, porque si aparece una nueva variante o si se extendiese la subvariante BA.2 de Ómicron que ya circula en Costa Rica podría ganar prevalencia. “El problema es que provocaría un aumento en la cantidad de casos y hospitalizaciones, tal vez no de forma tan dramática como en las olas previas, pero al fin y al cabo es incremento”, aseveró el experto.

Pese a este escenario, el epidemiólogo afirmó que los casos de gravedad que se registran recientemente en algunos países asiáticos y europeos, se presentan principalmente en personas no vacunadas, inoculadas con una sola inyección, o con esquemas de dos dosis, mientras que aquellas que cuentan con las tres dosis, en su gran mayoría, no han sido afectadas de gravedad”, explicó Romero.

Sobre la aplicación de una cuarta dosis de la vacuna contra la covid-19, el especialista de la UNA precisó que solo se ha indicado para personas con problemas de su sistema inmune, como los pacientes con VIH-sida, o quienes están en algún programa de trasplantes, padecen cáncer o están con tratamientos especiales; a ellos si se les recomienda aplicar la cuarta dosis, para el resto de las personas no es recomendada aún.

Agregó que en este momento no es necesaria esa cuarta, porque tres dosis protegen contra los eventos graves, hospitalizaciones y muerte: las tres dosis parecen ser suficientes contra las variantes circulantes y, de forma eventual, contra las nuevas que surjan, porque el efecto que se busca es la prevención de las complicaciones por la enfermedad y, hasta ahora, se ha demostrado que funcionan bien.

¿Fin de la pandemia?

En relación con lo que se rumora en algunos medios y redes sociales sobre el fin de la pandemia, el experto recalcó que la Organización Mundial de la Salud (OMS) es la única entidad autorizada para dar por finalizada la pandemia, entonces será desde Ginebra desde donde surja esa decisión y se pase o no a la fase de endemia.

“En esto la OMS ha sido sumamente cauta porque hasta no tener una población mundial con al menos dos dosis de la vacuna en el 70% de las personas, y se entre en una fase de control o por lo menos de patrones esperados de ocurrencia de casos, con naciones más preparadas para la detección, seguimiento y atención de casos, difícilmente se declare el fin de la pandemia”, comentó el epidemiólogo.

 

Breves