Please ensure Javascript is enabled for purposes of website accessibility

UNA acompaña política exterior del país

El canciller Arnoldo André impartió la lección inaugural del II ciclo lectivo en la Escuela de Relaciones Internacionales de la UNA, con lo cual se fortalece la cooperación entre ambas entidades en beneficio de una política exterior pública, científica y cultural, que realce el rol de Costa Rica en el mundo y habilite oportunidades para la sociedad costarricense. 

Con la conferencia "Co-crear soluciones en una era de transformación digital y cambios constantes", el canciller de la República, Arnoldo André, inauguró el II ciclo lectivo de la Escuela de Relaciones Internacionales de la Universidad Nacional (UNA), el pasado 17 de agosto en el auditorio Clodomiro Picado del Campus Omar Dengo.

La visita del ministro André marca un paso adelante en el fortalecimiento de la relación entre el Ministerio de Relaciones Exteriores y esta unidad académica, que desde hace casi 50 años forma profesionales en el área de las Relaciones Internacionales, y más recientemente, también en Comercio y Negocios Internacionales, como destacó Marco Méndez, director de la Escuela de Relaciones Internacionales.

Luego de agradecer a las autoridades universitarias por abrirle las puertas de la Universidad Nacional, el canciller André procedió a  compartir algunas reflexiones de lo que representa conducir la política exterior de Costa Rica en un contexto de cambios constantes y de transformación digital.

“En un escenario global de constantes cambios y de transformación digital, generar confianza y articular diálogo entre los diversos actores es fundamental para Costa Rica”, resaltó el canciller, quien fue enfático en que la política exterior costarricense está enfocada en el respeto a la democracia, los derechos humanos, la educación, la protección del medio ambiente y el multilateralismo.

En ese sentido—dijo—la acción diplomática, tanto a nivel interno como en el servicio exterior, está orientada a la construcción de una sociedad civilista, pacifista y ambientalista en el concierto de las naciones.

El ministro de Relaciones Exteriores y Culto explicó que para lograr esos objetivos, la política exterior costarricense se guía bajo cinco ejes fundamentales: la promoción, la protección y el respeto de los derechos humanos; la defensa de la democracia, la integridad territorial y la soberanía nacional; la promoción de la paz, del desarme y de la seguridad nacional, regional y mundial; el fortalecimiento del derecho internacional y el multilateralismo, y la promoción del desarrollo sostenible y la coordinación y representación política en las negociaciones ambientales internacionales.

Diplomacia en el siglo XXI 

“La labor del diplomático del siglo XXI implica no solo la representación de su Estado, la negociación y protección de los intereses de los connacionales, sino también hacer una lectura estratégica de cómo se mueve el mundo para actuar con celeridad y de forma oportuna en la toma de decisiones”, resaltó el canciller ante un nutrido auditorio conformado por estudiantes y académicos de las carreras de Relaciones Internacionales y de Comercio y Negocios Internacionales.

Precisamente, estas capacidades y habilidades del diplomático del siglo XXI son parte de la formación que ofrece la Escuela de Relaciones Internacionales de la UNA, que ha venido generando conocimiento académico en temáticas de alta especialización, gracias al trabajo de un cuerpo docente con una experiencia y conocimiento robusto en asuntos que van desde el desarme internacional, los derechos humanos y el medio ambiente, hasta las negociaciones en materia comercial, las finanzas internacionales o el rol de organismos internacionales, como ventanas de oportunidad para un país pequeño como el nuestro, según subrayó Marco Vinicio Méndez, director de la unidad académica.

Pero el acompañamiento de la Escuela  de Relaciones Internacionales a la política exterior del país va más allá. Méndez resaltó, por ejemplo, el robusto nexo que se ha desarrollado con la Academia Diplomática Manuel María de Peralta, lo cual ha permitido desarrollar ciclos de conferencias en conjunto, y en este II ciclo de 2022 en particular, la Escuela imparte dos cursos para la formación de los futuros diplomáticos de carrera, quienes trabajan con el cuerpo docente en las temáticas de los asuntos estratégicos de la política exterior y los organismos regionales e internacionales.

El vicerrector de Investigación, Jorge Herrera, manifestó su complacencia de que la Universidad Nacional contribuya no solo con funcionarios que se formaron académicamente en nuestras aulas, sino también con programas de capacitación para los diplomáticos que prestan servicios en San José como en las diversas ciudades donde nuestro país tiene presencia, así como en proyectos sobre eliminación de armamento nuclear y difusión de culturas de paz ,que se han desarrollado en los últimos años.

“La relación entre Universidad y gobierno debe ser un componente esencial para hacer patente el impacto que tiene la educación superior en la sociedad costarricense. Pese a que podamos tener momentos de tensión, lo cierto es que los valores vinculados con impulsar una sociedad de oportunidades terminan por prevalecer”, subrayó el vicerrector.

Breves