Please ensure Javascript is enabled for purposes of website accessibility

Entre charlas y relatos le celebran su día a los museos en Guanacaste

José Luis Villareal Villareal (Wicho Pizarro); María Soledad Hernández Carmona, historiadora; Gregorio Leal Angulo (Chico Gato); Marielos Jiménez Martínez (La Chola de Bagaces), Edwin Baltodano, presbítero jubilado y escritor de Liberia y María del Carmen Chaves Alvarado, de la Asociación de Sabaneros y Cocineras, fueron parte de los invitados a la celebración. Fotos José Antonio Rodríguez

Cristian Chaves Jaén para UNA COMUNICA

En correspondencia con la importancia que tienen los museos como guardianes de la identidad y la cultura, instituciones, especialistas y personajes populares se sumaron a la celebración del Día Nacional e Internacional de los Museos, el pasado 23 de mayo, en el Museo de Guanacaste, en Liberia.

La jornada, que también se enmarca dentro de las actividades del 200 aniversario del Partido de Nicoya, inició con una reflexión de Lauran Bonilla, profesora de la Universidad Nacional (UNA), quien recordó, citando  al Consejo Internacional de Museos, el papel que estos espacios tienen en la sociedad: “Un museo es una institución sin ánimo de lucro, permanente y al servicio de la sociedad, que investiga, colecciona, conserva, interpreta y exhibe el patrimonio material e inmaterial. Abiertos al público, accesibles e inclusivos, los museos fomentan la diversidad y la sostenibilidad. Con la participación de las comunidades, los museos operan y comunican ética y profesionalmente, y ofrecen experiencias variadas para la educación, el disfrute, la reflexión y el intercambio de conocimientos”.

La charla magistral estuvo a cargo de la historiadora María Soledad Hernández Carmona, investigadora de la Universidad Estatal a Distancia y del Centro de Patrimonio Cultural del Ministerio de Cultura y Juventud, conocida por su investigación histórica sobre museos como entes de historia viva.

Hernández Carmona, quien ha estudiado y documentado la historia de emblemáticas casonas la Hacienda El Viejo y la Casona de Santa Rosa recordó que “Estas casonas no son solo edificios, son testimonios vivos de nuestra historia, desde la época precolombina hasta la colonia y más allá; por ejemplo, en la Hacienda El Viejo se han encontrado enterramientos de objetos precolombinos, que indican la presencia de poblaciones indígenas originales. Además, durante la colonia, estas haciendas fueron administradas por cofradías, y en ellas se empleó mano de obra esclava, una realidad que debemos reconocer y estudiar”.

También compartió resultados de su investigación sobre la festividad del Tope de Toros en Guanacaste, y develó cómo esta tradición está entrelazada con la historia de América Latina y la España colonial. “El tope de toros no es solo un evento, sino una manifestación cultural que conecta con múltiples aspectos de nuestra historia y tradiciones, incluyendo la gastronomía, la talabartería y los saberes de la monta”, explicó.

¡Qué gozada!

La charla también contó con la participación de personajes populares guanacastecos, como José Luis Villareal Villareal, conocido como Wicho Pizarro; Marielos Jiménez Martínez, conocida como La Chola de Bagaces, y María del Carmen Chaves Alvarado de la Asociación de Sabaneros y Cocineras, quienes compartieron anécdotas y relatos que enriquecieron la jornada.

“Era una mañana fresca en la sabana. El canto de los chichilotes y el yigüirro llenaba el aire mientras Hernán Aguirre, un joven sabanero, enfrentaba a los toros cimarrones con un coraje indomable”, narró La Chola de Bagaces, evocando la valentía y las tradiciones de los sabaneros.

Wicho Pizarro, boyero liberiano, rememoró las costumbres de los vaqueros, incluyendo el peculiar ritual del zopilote, que reflejaba la dureza y el humor de la vida en el campo. “Después que terminaba la vaqueada, todos los sabaneros hacían la monta en el corral, porque los corrales eran de piedra. Mataban un zopilote y lo guindaban en una rama del corral y el sabanero tenía que restregarse la cara con el zopilote durante ocho días”, relató Pizarro, lo que suscitó tanto risas como asombro entre los asistentes.

La jornada concluyó con el animado baile de Amor de Temporada, de La Chola y Wicho, que no solo celebró el patrimonio y la identidad de Guanacaste, sino que fomentó un diálogo intergeneracional sobre la importancia de conservar y transmitir nuestras tradiciones.

Soledad Hernández Carmona concluyó con una reflexión sobre el papel de los museos de historia viva: “Estos museos nos permiten caminar por la historia, sentirla y emocionarnos. Nos invitan a reflexionar sobre nuestro pasado y presente, y a entender nuestra identidad como individuos y como comunidad. Son espacios abiertos de diálogo y aprendizaje que nos conectan profundamente con nuestras raíces”.

El evento lo organizó la Universidad Nacional, Campus Liberia, en colaboración con la Asociación para la Cultura de Liberia y el Centro Literario de Guanacaste, con la participación de estudiantes, profesores y miembros destacados de la comunidad académica y local. La celebración dejó una profunda huella en los asistentes, reafirmando el valor de los museos como pilares de la memoria colectiva y la identidad cultural de Guanacaste.

Breves

Febrero 28, 2024

Campamento exitoso

Febrero 15, 2024

¡Son bienvenidos!

Diciembre 06, 2023

LA UNA por los océanos

Diciembre 05, 2023

Noches de ópera