Please ensure Javascript is enabled for purposes of website accessibility

Honor y reconocimiento a la inclusión y la cultura multiétnica

Honor y reconocimiento a la inclusión y la cultura multiétnica

El acto solemne se puede ver completo en el enlace: https://www.youtube.com/watch?v=1R8jvAmOU7k

El Consejo Universitario de la Universidad Nacional (UNA) entregó este 8 de diciembre el doctorado Honoris Causa a Walter Ferguson Byfield, en un acto solemne realizado en el auditorio Cora Ferro Calabrese. Con esta distinción se honra no solo el aporte a la cultura costarricense y universal que hizo el músico limonense, tras dedicar toda su vida a la composición de obras en el género calypso, sino que se reivindica la inclusión y reconocimiento a la cultura multiétnica costarricense.

José Ferguson Drummond, hijo de don Walter, recibió la distinción en representación de su padre, de 102 años, y retribuyó el homenaje con la entrega de una colección de dos volúmenes de calipsos inéditos, que se rescataron a través de un amigo de la familia radicado en Suiza. Luego, Teodoro Symes Campbell, miembro de la familia, destacó en su mensaje de agradecimiento, la importancia que reviste este reconocimiento para preservar la identidad en el decenio de los afrodescendientes. “Ustedes—le dijo al Consejo Universitario—están haciendo la tarea, que en este decenio es reconocimiento, justicia, desarrollo (…) Hoy podemos decir que se levanta una bandera más, donde hay una representación del país y fuera del país, que es endémica, que es fruto de un gran autor que es Walter Gavitt Ferguson”.

Este Doctorado Honoris Causa es un título honorífico—según recordó Tomás Marino, presidente del Consejo Universitario—y es la máxima distinción que concede la UNA a personas eminentes que destaquen de manera singular en el campo de la investigación, de la docencia, de la extensión, en el cultivo de las Ciencias, las Artes y de las Letras, o en aquellas actividades que tuviesen una repercusión notoria e importante en el terreno científico, artístico, cultural, tecnológico o social, tanto a nivel nacional como internacional.

Francisco González Alvarado, rector de la UNA, celebró con júbilo este acontecimiento universitario que “que nos reafirma el sentido capital del quehacer misional de la universidad pública, de la vida académica en su más amplia expresión”. El rector detalló la trayectoria productiva del músico desde sus inicios, en la década de los años 50 con la fundación del grupo Miserables, hasta nuestros días, así como el alcance de sus creaciones. “Desde el punto de vista estructural y estilístico musical, sus composiciones presentan giros melódicos y un carácter rítmico que, definitivamente, han contribuido al desarrollo de un repertorio al que ya se identifica como calypso limonense, aportando no solo al fortalecimiento y reconocimiento de identidades afrocostarricenses sino al continuo desarrollo del calypso originario de Trinidad y Tobago”, recalcó, al tiempo que reiteró el meritorio reconocimiento “en la construcción de una Costa Rica que siempre tiene que ser más cultural y multiétnica”.

Mr. Gavitt o El rey del calypso, como también lo llaman sus vecinos de Cahuita, es reconocido como el más grande representante de la auténtica expresión musical de su gente y parte esencial de la identidad cultural que les caracteriza, preserva el legado histórico y cultural de la población afrocaribeña a través de su ritmo caribeño.

Ferguson, nacido en Guabito, Panamá un 7 de mayo, ha recibido el reconocimiento nacional e internacional por su creación. Entre otros, ostenta el Premio Nacional al Patrimonio Cultural Inmaterial Emilia Prieto Tugores 2017, del Ministerio de Cultura y Juventud. También se le ha reconocido con el Día Nacional del Calipso en honor a su fecha de nacimiento, por la Asamblea Legislativa de Costa Rica y fue premio Ricardo Mora, en el 2009, por la Asociación de Compositores y Autores Musicales de Costa Rica.

El evento concluyó con la interpretación de tres canciones de Walter Ferguson (One Pant Man, Cahuita is a Beautiful Place, Everybody Running into the Carnival) por parte del cantautor Manuel Monestel Ramírez, quien ha sido uno de los investigadores más asiduos de la obra del músico limonense.

Documental relacionado: Walter Ferguson The Father of Calypso

Honor y reconocimiento a la inclusión y la cultura multiétnica
Watch the video

El acto solemne se puede ver completo en el enlace: https://www.youtube.com/watch?v=1R8jvAmOU7k

El Consejo Universitario de la Universidad Nacional (UNA) entregó este 8 de diciembre el doctorado Honoris Causa a Walter Ferguson Byfield, en un acto solemne realizado en el auditorio Cora Ferro Calabrese. Con esta distinción se honra no solo el aporte a la cultura costarricense y universal que hizo el músico limonense, tras dedicar toda su vida a la composición de obras en el género calypso, sino que se reivindica la inclusión y reconocimiento a la cultura multiétnica costarricense.

José Ferguson Drummond, hijo de don Walter, recibió la distinción en representación de su padre, de 102 años, y retribuyó el homenaje con la entrega de una colección de dos volúmenes de calipsos inéditos, que se rescataron a través de un amigo de la familia radicado en Suiza. Luego, Teodoro Symes Campbell, miembro de la familia, destacó en su mensaje de agradecimiento, la importancia que reviste este reconocimiento para preservar la identidad en el decenio de los afrodescendientes. “Ustedes—le dijo al Consejo Universitario—están haciendo la tarea, que en este decenio es reconocimiento, justicia, desarrollo (…) Hoy podemos decir que se levanta una bandera más, donde hay una representación del país y fuera del país, que es endémica, que es fruto de un gran autor que es Walter Gavitt Ferguson”.

Este Doctorado Honoris Causa es un título honorífico—según recordó Tomás Marino, presidente del Consejo Universitario—y es la máxima distinción que concede la UNA a personas eminentes que destaquen de manera singular en el campo de la investigación, de la docencia, de la extensión, en el cultivo de las Ciencias, las Artes y de las Letras, o en aquellas actividades que tuviesen una repercusión notoria e importante en el terreno científico, artístico, cultural, tecnológico o social, tanto a nivel nacional como internacional.

Francisco González Alvarado, rector de la UNA, celebró con júbilo este acontecimiento universitario que “que nos reafirma el sentido capital del quehacer misional de la universidad pública, de la vida académica en su más amplia expresión”. El rector detalló la trayectoria productiva del músico desde sus inicios, en la década de los años 50 con la fundación del grupo Miserables, hasta nuestros días, así como el alcance de sus creaciones. “Desde el punto de vista estructural y estilístico musical, sus composiciones presentan giros melódicos y un carácter rítmico que, definitivamente, han contribuido al desarrollo de un repertorio al que ya se identifica como calypso limonense, aportando no solo al fortalecimiento y reconocimiento de identidades afrocostarricenses sino al continuo desarrollo del calypso originario de Trinidad y Tobago”, recalcó, al tiempo que reiteró el meritorio reconocimiento “en la construcción de una Costa Rica que siempre tiene que ser más cultural y multiétnica”.

Mr. Gavitt o El rey del calypso, como también lo llaman sus vecinos de Cahuita, es reconocido como el más grande representante de la auténtica expresión musical de su gente y parte esencial de la identidad cultural que les caracteriza, preserva el legado histórico y cultural de la población afrocaribeña a través de su ritmo caribeño.

Ferguson, nacido en Guabito, Panamá un 7 de mayo, ha recibido el reconocimiento nacional e internacional por su creación. Entre otros, ostenta el Premio Nacional al Patrimonio Cultural Inmaterial Emilia Prieto Tugores 2017, del Ministerio de Cultura y Juventud. También se le ha reconocido con el Día Nacional del Calipso en honor a su fecha de nacimiento, por la Asamblea Legislativa de Costa Rica y fue premio Ricardo Mora, en el 2009, por la Asociación de Compositores y Autores Musicales de Costa Rica.

El evento concluyó con la interpretación de tres canciones de Walter Ferguson (One Pant Man, Cahuita is a Beautiful Place, Everybody Running into the Carnival) por parte del cantautor Manuel Monestel Ramírez, quien ha sido uno de los investigadores más asiduos de la obra del músico limonense.

Documental relacionado: Walter Ferguson The Father of Calypso

Breves

Más noticias