Please ensure Javascript is enabled for purposes of website accessibility

Juventud y vejez: un “cara a cara” para romper estereotipos

Ni son vulnerables, ni padecen de mal carácter, ni tienden a mostrar actitudes infantiles. Estos son estereotipos arraigados en una sociedad que lucha por reconocer los derechos de las personas adultas mayores.

Bajo esa premisa, jóvenes y adultos mayores tuvieron un “cara a cara” constructivo. Se juntaron en subgrupos y desarrollaron mecánicas y hasta presentaciones creativas, como una canción, una coreografía o una dramatización, para generar sensibilidad contra la violencia y el maltrato.

Fue un espacio de encuentro organizado por el Programa de Envejecimiento: cambios poblacionales y retos sociales del Instituto de Estudios Sociales en Población (Idespo) y el Programa de Atención de la Persona Adulta Mayor (PAIPAM) del Centro de Estudios Generales. Esto, con motivo de la conmemoración del Día Nacional contra el Abuso, Maltrato, Marginación y Negligencia contra las Personas Adultas Mayores, el pasado 15 de junio.

“Es importante señalar que los encuentros intergeneracionales constituyen una herramienta necesaria para generar cambios en el enfoque estereotipado hacia la vejez y, al mismo tiempo, construir una visión más realista sobre esta etapa del curso de vida. Asimismo, propiciar la solidaridad entre las distintas generaciones y la cohesión social que se requiere en el contexto del acelerado envejecimiento poblacional que experimenta Costa Rica”, manifestó Noelia Alfaro, académica del del Programa de Envejecimiento del Idespo.

Sus perspectivas se asientan en las proyecciones que hacen organismos como Naciones Unidas (ONU), la cual indica que, para el 2050, tres de cada 10 costarricenses superarán la barrera de los 65 años. Apenas cuatro años atrás, el porcentaje de adultos mayores era apenas del 8,9%.

El hecho de que año con año crezca la población adulta mayor en el país, refiere a un reto no solo para los servicios de salud, comunicación, transporte e infraestructura, entre otros. Implica un cambio cultural donde el respeto hacia esta población permee entre toda la sociedad.

Luego de una dinámica de bienvenida, se dividió al grupo general en subgrupos y cada uno, adoptaba un prejuicio, como la infantilización, el mal carácter o incluso la idea de que en esta etapa de la vida ya están cerradas las puertas del aprendizaje.

La mecánica se sustentó en los resultados de la encuesta Percepciones sobre las personas adultas mayores en Costa Rica, a cargo del Idespo, presentado el año anterior. Este estudio concluyó que un 66,1% de las personas entrevistadas consideran que en el país existe discriminación contra adultos mayores.

De igual manera, un 66,5% de las personas encuestadas afirmó que están poco integrados a los espacios de toma de decisiones. En una respuesta con posiciones encontradas, un 47,6% señaló que en Costa Rica no se respetan sus derechos.

Estereotipos

Esta misma encuesta validó la presencia de estereotipos que encasillan determinados comportamientos entre aquellas personas que superan el umbral de los 65 años. Por ejemplo, casi 8 de cada 10 encuestados dijo estar “de acuerdo o muy de acuerdo” con la afirmación de que “las personas adultas mayores son frágiles o vulnerables”. También, un 66,1% dijo sí a la premisa de que “las personas adultas mayores son como niños o niñas”.

El resultado más positivo derivado del estudio, es que para un 87,3% de la muestra, las personas adultas mayores sí tienen la habilidad de seguir aprendiendo en diferentes áreas, que pueden incluir la adquisición de nuevas destrezas tecnológicas o el aprendizaje de un segundo idioma.  

“Es fundamental entender que las formas de envejecer son individuales, heterogéneas y multifactoriales. Por ejemplo, en el caso de la infantilización, podría conducir al ejercicio de la autoridad y control, limitando su autonomía”, reflexionó Alfaro.

Estos mismos datos se expusieron durante la actividad, como una manera de generar un contexto, tanto entre las personas estudiantes como entre los asistentes del PAIPAM, de la necesidad de abrir espacios de educación y sensibilidad, con el fin de que estos números se reviertan a mediano plazo.

El encuentro intergeneracional se realizó en el salón multiuso de la Biblioteca Luis y Felipe Molina, de la Facultad de Ciencias Sociales. Asistieron 35 personas.

Breves

Febrero 28, 2024

Campamento exitoso

Febrero 15, 2024

¡Son bienvenidos!

Diciembre 06, 2023

LA UNA por los océanos

Diciembre 05, 2023

Noches de ópera