Duelo sanador: Especialistas recomiendan no ignorar las pérdidas

“Las pérdidas tienen impacto en la vida de las personas; ese impacto se puede ver a corto, a mediano o a largo plazo, por eso es mejor actuar a tiempo. No podemos ser indiferentes, no podemos ignorarlas, no podemos subestimarlas. Cuando tenemos pérdidas y hacemos el duelo en forma correcta, vamos a poder crecer”, afirmó Idalia Alpízar, gerontóloga y académica del Centro de Estudios Generales de la Universidad Nacional (UNA), quien participó como expositora en el foro  virtual “De la pérdida del significado al significado de la ausencia: importancia del duelo”.

Realizado el pasado 16 de junio en el marco de un ciclo de foros orientados a contribuir a la salud mental de la población en el contexto de la pandemia, en este evento académico se contó con recomendaciones de profesionales para la elaboración del duelo en forma correcta y para dejar atrás los prejuicios existentes en torno a este tema.

La gerontóloga Alpízar insistió en que al hacer el duelo de la forma adecuada, se va a incidir positivamente en la vida emocional y consecuentemente en la vida física y en todo el accionar de la persona que enfrenta una pérdida.

Tanto Alpízar como la psicogerontóloga Adelaida García destacaron  que existen diferentes tipos de pérdidas. Estas no se refieren exclusivamente a la muerte de un ser querido, sino que también un divorcio,  una separación,  o la de un miembro del cuerpo, de una mascota o de un trabajo, pueden requerir la elaboración de un duelo.  

Todo un recorrido

“El duelo es un doloroso proceso de elaboración de una pérdida para la adaptación; es la forma en que logramos adaptarnos a vivir sin esa persona, sin ese miembro del cuerpo, sin esa mascota. Hacer el duelo implica todo un recorrido; no es un asunto de un día o de un mes “, subraya la gerontóloga Alpízar.

Las especialistas fueron enfáticas en que elaborar el duelo implica ponerse en contacto con el vacío que ha dejado la pérdida. Por esa razón, es importante hablar de las pérdidas, en vez de ser indiferentes o ignorarlas. “Eso no nos ayuda, tenemos que reconocerlas y expresar nuestros sentimientos. No podemos reprimirlos”, insistió la gerontóloga del Centro de Estudios Generales.

Luego de enumerar las tres etapas del duelo normal (shock y negación, angustia aguda y aislamiento, y reorganización), la psicogerontóloga García se refirió a las tareas que la persona doliente debe realizar durante ese recorrido que implica hacer el duelo, según Worden.

La primera tarea es aceptar la realidad de la pérdida, lo que –afirmó García- puede llevar tiempo porque implica no solo una aceptación intelectual, sino la aceptación a nivel emocional, que es la principal.

La segunda tarea es trabajar las emociones y el dolor de la pérdida, lo cual implica dar rienda suelta al dolor. La sociedad puede generar dificultades a esta tarea en el proceso de duelo, ya que se espera que el doliente pueda distraerse del dolor, lo que se refleja en frases como  “tenés que seguir adelante”, “tenés que ser fuerte”.

“Por qué tiene que ser fuerte”–cuestiona García- “si es un momento donde la persona puede sentir debilidad; tiene que darse la oportunidad de llorar, de sentir ese dolor, no ocultarlo”.

Para trabajar el dolor se deben tratar los sentimientos de tristeza, ira, angustia, culpa y soledad, explica. “Se trabaja, se acepta y se elabora un duelo pero no es para olvidar la pérdida, sino para sentirla sin dolor”, subrayó.

La tercera tarea es  adaptarse a un medio en el que la persona fallecida –por ejemplo- está ausente, lo que requiere adaptaciones externas, internas y espirituales.

Una forma de ayudar a la persona doliente a adaptarse mejor, en esta etapa, es por ejemplo acompañarla a asumir nuevos roles, como podría ser realizar las compras del supermercado, tarea que antes hacía la persona ahora fallecida. 

La cuarta tarea es reubicar emocionalmente al fallecido para poder continuar viviendo. No se trata –dice García- de que la persona renuncie al fallecido, sino de que encuentre un lugar adecuado para él en su vida emocional, de modo que el recordar no le impida avanzar.

La moderadora del foro Olga Arce, académica del Centro de Estudios Generales destacó la importancia de abordar este tema en tiempos de pandemia, cuando hemos sentido la muerte más de cerca, con el fallecimiento de familiares, amigos o conocidos.

Apoyar con información especializada a las personas que han enfrentado situaciones de pérdida u otros tipos de impactos emocionales y psicológicos durante la pandemia es precisamente el objetivo de este ciclo de foros, que se enmarcan en la campaña UNÁmonos contra la Covid-19,  impulsada desde la Rectoría y la Rectoría Adjunta de la UNA.

 

 

 

Breves

Lo más leído

Más noticias