Please ensure Javascript is enabled for purposes of website accessibility

Costa Rica emprende plan para liberar sus mares de residuos

Escuela de Ciencias Biológicas participó en la construcción del Plan Nacional de Residuos Marinos 2021-2030, una herramienta que busca el mejoramiento de la calidad de los ecosistemas y la salud de las personas, así como mares resilientes, protección de los ecosistemas y evitar la acidificación de los océanos.

Según datos del Ministerio de Salud, del total de residuos generados por Costa Rica en el año 2019 (3 681 Ton/día), se recolectan y se llevan a disposición final el 93,25%, sin embargo el restante 6,8%, no es recolectado, y por ende es dispuesto en el ambiente.

Debido a las lluvias, estos residuos terminan en alcantarillas, ríos y arroyos, fluyendo hacia las áreas costeras, sumándose a aquellos generados por el turismo en las playas y las actividades económicas en el mar, situación que afecta a un gran número de familias, impacta en la pesca, el transporte marítimo y el turismo.

En un proceso liderado por el Ministerio de Ambiente y Energía (Minae) y el Ministerio de Salud, la Escuela de Ciencias Biológicas de la Universidad Nacional, en la designación de la académica Karol Ulate, formó parte del comité técnico encargado de crear el Plan, donde también tuvieron participación el Tecnológico de Costa Rica, y la Asociación Centroamericana para la Economía, Salud y el Ambiente.

En ese documento se definen seis ejes estratégicos:

  • Prevención y gestión de fuentes terrestres
  • Prevención y gestión de fuentes marinas
  • Educación, sensibilización y comunicación
  • Normativa para la prevención y gestión de residuos marinos
  • Investigación, desarrollo, innovación y monitoreo
  • Financiamiento y mecanismos de cooperación nacional e internacional

Las acciones se ejecutarán a nivel nacional, pero su impacto será mayor en las personas que habitan en los 18 cantones y 4 concejos municipales de distrito que tienen territorio costero.

También pretende servir de instrumento para un adecuado manejo de los residuos marinos, buscando así mares resilientes, proteger los ecosistemas y evitar la acidificación de los océanos.

“Este instrumento adopta una perspectiva preventiva y de gestión de los residuos de origen marino y terrestre, fortalece las iniciativas de sensibilización, educación y comunicación, mejora la normativa nacional y su cumplimiento, fomenta la articulación entre la investigación científica y la innovación y promueve los mecanismos de monitoreo y evaluación”, dijo Andrea Meza, ministra de Ambiente y Energía.

En la propuesta del Plan Nacional de Residuos Marinos, se encuentran las fuentes terrestres y marinas de generación de residuos, impacto a ecosistemas, monitoreo que se necesita, recuento de la normativa nacional e internacional relacionada con residuos marinos, lo que se debe investigar e innovar, la necesidad del financiamiento y la búsqueda de mecanismos de cooperación, enfoques orientadores del plan y los objetivos a cumplir.

“Este instrumento es muy importante porque es una ruta con los objetivos definidos para poder atender el problema de los desechos marinos. Desde el Laboratorio de Estudios Marino Costeros (Lemaco-UNA), participamos directamente en del desarrollo de la atención a la problemática ambiental, y en conjunto con el TEC, se recopiló y procesó gran cantidad de información, la cual permitió crear una línea base sobre los residuos marinos en el país, para así conocer vacíos existentes y con ello proponer acciones que se deben realizar para solucionar el problema de la contaminación marina”, detalló Ulate.

El equipo consultor, trabajó en eventos virtuales, reuniones y entrevistas con actores del sector público, privado, organismos internacionales, academia, sociedad civil y organizaciones no gubernamentales. Todo con el fin de definir los ejes estratégicos, acciones, metas, responsables y presupuestos para la implementación del plan en un periodo de 10 años.

“Desde la Universidad hemos trabajado con microplásticos y el TEC tiene experiencia en la gestión integral de residuos. Para este tema vimos que era de suma importancia la participación de la academia por todo el conocimiento técnico y científico que podemos aportar a las decisiones gubernamentales y la política pública del país”, dijo Ulate.

Ambas universidades participaron en temas de protección de las riquezas marinas en los siguientes proyectos:

  • Plan del Programa Nacional de Monitoreo Ecológico (PRONAMEC)
  • Desarrollo y evaluación de la aplicación de uno de los indicadores descritos en el PRONAMEC de playas arenosas en áreas protegidas
  • Elaboración de una metodología nacional para la limpieza de playas
  • Creación de un protocolo para la reducción de la contaminación marina a través de campañas de limpieza de ríos y playas del país
  • Desarrollo de un plan de gestión de artes de pesca
  • Microplásticos en ambientes y organismos acuáticos de consumo humano y su incidencia en la salud pública costarricense
  • Determinación de microplásticos en especies marinas del Parque Nacional Marino Las Baulas.

Puede descargar el documento completo en el siguiente enlace: https://bit.ly/3Lj9uC4

Breves