Please ensure Javascript is enabled for purposes of website accessibility

Investigaciones en Biología se quedan en los archivos

 Cada año la Escuela de Ciencias Biológicas realiza decenas de investigaciones a través de los trabajos finales de graduación de sus estudiantes, acordes con los retos nacionales e internacionales que presenta el ambiente y sus ecosistemas; sin embargo, un estudio sobre la producción científica de las últimas tres décadas destaca que la mayoría de los resultados no trascienden más allá de las aulas universitarias. 

El Programa Estado de la Nación de 2014 posiciona a la Universidad Nacional (UNA) como la segunda institución pública con más publicaciones científicas anuales del país. El mismo informe—último en que se publicaron estos datos específicos—indica que el 35% de los artículos en ciencia y tecnología pertenecen a las áreas de ciencias biológicas y agrícolas; este porcentaje contrasta con el hecho de que mucho de ese conocimiento no se divulga a la sociedad.

Un grupo de académicos de la Escuela de Ciencias Biológicas de la Universidad Nacional (ECB-UNA), conformado por Roberto Cordero Solórzano, Adriana Zúñiga Meléndez, Junior Pérez Molina y Tania Bermúdez Rojas, realizó una investigación sobre la relevancia e impacto de las tesis de Biología y Enseñanza de las Ciencias en el contexto nacional, durante las últimas tres décadas.

El estudio detalla que las tesis de grado son un requisito de graduación, cuyo objetivo es que los estudiantes pongan en práctica la metodología y las técnicas de investigación como proceso riguroso. Al mismo tiempo, ellos deben ser capaces de identificar las áreas prioritarias de atención o aquellas donde haya una necesidad de transformación del país, basándose en el conocimiento, estudio e interpretación de los problemas nacionales.

La ECB-UNA cuenta con cinco carreras universitarias con dos grados de titulación: bachillerato y licenciatura. La licenciatura en Biología ofrece tres énfasis: Manejo de los Recursos Marinos y Dulceacuícolas y Manejo de los Recursos Naturales y Biotecnología, esta última inició en el 2018.  Además,  ofrece la carrera de Enseñanza de las Ciencias.

La investigación analizó la variación en el número de tesis de grado de las licenciaturas de la Escuela de Ciencias Biológicas desde 1985 y hasta 2019. En el caso de las tesis relacionadas con la biología, el análisis se dio por temáticas, grupo taxonómico, área de aplicación y área geográfica. Las tesis de enseñanza se analizaron en función de los tópicos abordados y la intencionalidad del estudio. 

 

Tendencias

Durante el periodo de análisis se presentaron 418 tesis: el 26,6% en la carrera de Manejo de los recursos marinos y dulceacuícolas, el 52,6% en el Manejo de los recursos naturales, el 22,2% en la Enseñanza de las Ciencias; por último, la licenciatura  en Biotecnología con el 0,5% de las publicaciones.

“En los dos primeros casos, el 82,5% son aplicaciones prácticas de las ciencias biológicas, aspecto que refleja claramente una orientación aplicada del conocimiento. El dominio temático de las tesis versa sobre los ecosistemas marinos, seguido por los sistemas  acuáticos terrestres (como ríos y humedales) y, muy de cerca, los estudios en bosques. Estas temáticas se concentraron en seis tópicos generales, donde el manejo de los recursos representó el 56,3% de los casos, lo cual muestra la naturaleza propia de ambas licenciaturas. Le siguen, en orden de frecuencia, los temas basados en estudios poblacionales y en comportamiento animal, los cuales se concentran principalmente en organismos como peces, aves, plantas, mamíferos y reptiles.

El segundo tema más estudiado es la acuicultura (20,5%), que busca soluciones tecnológicas que incidan directamente en el mejoramiento de la producción; es decir, que repercutan sobre la sociedad al generar un impacto económico y social. Estos trabajos—cita la investigación publicada en el último número de la revista Innovaciones educativas—se realizaron en agua dulce (22) y en agua marina (32), y han estado orientados hacia grupos taxonómicos como los peces, los  crustáceos y los moluscos. En tercer lugar, le siguen los estudios relacionados con la biodiversidad.

Al mismo tiempo, el mayor impacto a nivel regional de Costa Rica está directamente relacionado con los sitios donde se encuentra físicamente la ECB-UNA: el Valle Central y el Pacífico Central. De las 146 menciones sobre las regiones, el 62% corresponde a éstas dos, aunque también se menciona que existen 47 tesis realizadas directamente en áreas protegidas, lo que genera un conocimiento científico acerca de zonas de alta prioridad de conservación.

Otro de los hallazgos relevantes que se destaca es que a pesar de que la licenciatura en Biotecnología inició oficialmente en el 2018, se detectaron 23 estudios relacionados con este tema, “lo que muestra una tendencia hacia la realización de  estudios interdisciplinarios que contribuyen a la integralidad de conocimientos y la habilidad de evaluar una misma problemática desde diferentes enfoques formativos y analíticos”.

Por su parte, la Enseñanza de las Ciencias, contribuye con el desarrollo de tesis a partir de 1998, y representa un 38,8% del total presentado a finales de 2019. Estas corresponden a trabajos sobre diversas áreas del conocimiento de las ciencias naturales, donde el 27% corresponde a temáticas relacionadas con biología, y un 22% son de carácter interdisciplinario.

“Es importante destacar que las investigaciones realizadas en el marco de la licenciatura de la Enseñanza de las Ciencias no solo han marcado un progreso importante en los procesos de formación científica al adaptarse a las demandas de los contextos sociales, sino que, además, se han transformado en elementos diferenciadores para la construcción del conocimiento y la aplicación de experiencias prácticas, en orden del mejoramiento de los procesos de enseñanza-aprendizaje de las ciencias a nivel nacional”, citan los autores.

En deuda

De las 184 tesis elaboradas entre 2009 y 2019, el 26% fue publicado en revistas indexadas o  libros con sello editorial (48 investigaciones) y de éstos sólo 15 fueron escritos en inglés. Con el advenimiento de los métodos electrónicos para el almacenamiento de documentos se esperaba que fuera posible encontrar las tesis en repositorios electrónicos y así recuperar el valor de las citaciones de las tesis; sin embargo,  esto no ha ocurrido.

La difusión del conocimiento contenido en las tesis puede aumentar al publicarse en medios de tipo convencional y con mayor alcance, tales como revistas o libros. Sin embargo, el tiempo requerido y la mayor dificultad para acceder a este tipo de formatos impide cumplir tal objetivo.

Estos trabajos se consideran literatura gris; es decir, aquella que no se difunde a través de publicaciones comerciales, lo cual plantea problemas de acceso. Sin embargo, en la investigación se establece que los mismos estudios aportan contribuciones importantes, al proporcionar datos que no se encuentran en la literatura publicada comercialmente. Además, facilitan una visión más equilibrada de la evidencia y, por lo general, su acceso es gratuito. Para el caso específico de las tesis—concluyen los investigadores—han sido y seguirán siendo el motor de la generación de conocimiento.

 

 

 

Breves