Please ensure Javascript is enabled for purposes of website accessibility

UNA: Siempre Necesaria

El proyecto Universidad Nacional (UNA) nació en un momento en el cual Costa Rica requería ampliar la oferta académica, expandir los centros de educación superior a otras provincias y dotar al país de instituciones que contribuyeran con la formación de su gente; en suma, seguir apostándole a la que históricamente le había dado los mejores resultados al país: la educación.

Todos los factores mencionados pesaron para que la Asamblea Legislativa de entonces aprobara, de forma expedita, la creación de la UNA. El Poder Ejecutivo remitió el proyecto de ley a la Asamblea Legislativa, en setiembre de 1972. Solo cuatro meses después, el 7 de febrero de 1973, los 50 diputados presentes aprobaron, por unanimidad, la Ley No. 5182, que daba origen a una de las instituciones más representativas de la educación superior costarricense de los últimos 50 años. El 15 de febrero de 1973, el presidente de la República, José Figueres Ferrer y el ministro de Educación, Uladislao Gámez Solano, sancionaban la ley; y solo un mes después, el 14 de marzo, la UNA inauguraba su primer curso lectivo, con un acto especial, en el parque central de Heredia, encomendado a su primer rector, Benjamín Núñez.

La UNA es precedida por la Escuela Normal de Costa Rica (1914), dedicada a la formación de maestros y la Escuela Normal Superior (1968), cuyo compromiso fue la formación de profesores de enseñanza media. De ambas instituciones, la Universidad Nacional heredó no solo la infraestructura sino una cultura pedagógica que repercutirá luego en su vocación educativo-docente y humanística. Al crearse la UNA, las Escuelas Normal de Pérez Zeledón y de Liberia pasaron a ser secciones regionales de la nueva universidad estatal.

Son frecuentes las referencias que se hacen en este período a la universidad necesaria que nace con la UNA. Pero más que un concepto, se trata de una filosofía que promulgó su primer rector y que ha marcado a esta institución. “En esta tarea hemos tenido la preocupación no tanto de concebir y construir simplemente una universidad más, sino de darle al país una Universidad Necesaria que, contrayendo un compromiso efectivo con su realidad nacional, pueda servirle para cumplir un destino histórico con prosperidad, justicia y libertad”, enunció el presbítero Benjamín Núñez.

La consigna de brindar una educación superior de calidad a todos los sectores que conforman la sociedad y mayores oportunidades a los grupos más necesitados de la población costarricense, sigue tan vigente como entonces. La UNA no solo ha logrado consolidarse como la Universidad Necesaria, por la que siguen apostando quienes la dirigen, sino que reafirma dicho compromiso al extender sus fronteras a diferentes regiones del país, donde se requiere su presencia.

Presencia nacional

Actualmente, la UNA cuenta con sedes, en la mayoría de los casos nuevas o remozadas, en Heredia (Campus Omar Dengo y Campus Benjamín Núñez), en la región Chorotega (Campus Nicoya y Campus Liberia), en la región Brunca (Campus Pérez Zeledón y Campus Coto) y, desde 2007, se ha sumado la Región Huetar Norte y Caribe, con la apertura del Campus Sarapiquí. Asimismo, en el 2007, se integró a la Sede Interuniversitaria de Alajuela, donde también brinda parte de su oferta académica. Se cumple así su misión histórica de “crear y transmitir conocimiento a favor del bienestar humano, mediante acciones que propicien la transformación de la sociedad para llevarla a estadios superiores de convivencia”. De igual forma: “Honra la libertad, la diversidad, la búsqueda de la verdad y la sustentabilidad natural y cultural, en beneficio del conocimiento, la equidad, la justicia y la dignificación de la condición humana”, tal y como reza en su Estatuto Orgánico.

Una institución que asomó tímida y con recursos limitados, es hoy una universidad consolidada que reúne a cerca de 20 mil estudiantes, que ofrece unas 100 opciones de estudio de pregrado, grado y posgrado, y desarrolla cientos de proyectos, la cual ha logrado abrirse paso en el concierto de las universidades de América Latina, gracias a su docencia, extensión social, producción intelectual e incremento en la producción de investigaciones, citadas en todo el mundo. 

No es extraño, por tanto, verla colocada entre las primeras 50 de entre unas 350 universidades homólogas de América Latina, según las mediciones del QS University Rankings.

UNA Mirada

Breves

Febrero 28, 2024

Campamento exitoso

Febrero 15, 2024

¡Son bienvenidos!

Diciembre 06, 2023

LA UNA por los océanos

Diciembre 05, 2023

Noches de ópera

Septiembre 29, 2023

¡Conversemos sobre salud!

Agosto 07, 2023

III Edición EDA Expo

Mayo 03, 2023

¡Vamos a la UNA!

Marzo 22, 2023

Justicia curricular

Cuentas y cuentos